insurtechLa inversión global en insurtech alcanzó en 2020 la cifra récord de 7.100 millones de dólares, a pesar de los importantes retos de la industria re/aseguradora. Según un nuevo informe de Willis Towers Watson, a lo largo del año se completaron un total de 377 acuerdos, la mayor cantidad en cualquier año hasta la fecha, mientras que la financiación global se incrementó un 12% con respecto a 2019. El volumen de operaciones aumentó un 20%.

“2020 ha sido posiblemente los 12 meses más interesantes de actividad relacionada con insurtechs desde que se acuñó el término. Hemos observado un año de pruebas de hipótesis digitales y de saltos a lo desconocido digitalmente. También ha sido un año muy difícil para muchas empresas y personas que buscan llegar a ese ‘siguiente paso’. Mientras que las noticias sobre insurtechs están inundadas de ofertas públicas iniciales (OPI) de miles de millones de dólares y recaudaciones monumentales, también hay aquellas insurtechs que han visto su marca sobrevivir a 2020”, señala el informe.

En el cuarto trimestre de 2020 específicamente, las insurtechs recaudaron 2.100 millones de dólares en 103 acuerdos. Las insurtechs de No Vida (P&C) continuaron el patrón de recaudar más fondos y acuerdos que las de Vida y Salud (L&H), atrayendo el 67% de la financiación total y el 73% de todos los acuerdos en el cuarto trimestre de 2020. Las insurtechs de Vida y Salud experimentaron un modesto descenso de 1,6 puntos porcentuales en su cuota de acuerdos con un pronunciado descenso de 8,4 puntos porcentuales en la financiación total en comparación con el trimestre anterior.

Duro despertar

En lo que respecta específicamente a la inversión, el año 2020 comenzó con un duro despertar para la industria insurtech: observamos el trimestre más bajo de financiación insurtech global desde el segundo trimestre de 2018. En el primer trimestre de 2020, se invirtieron 912 millones de dólares, aproximadamente la mitad de lo que se había invertido el trimestre anterior. Esto contrarrestó una tendencia de grandes aumentos a lo largo de todo 2019. Estaba claro que las (re)aseguradoras estaban preocupadas por la Covid-19, dado que la mayor reducción de la actividad se produjo en las rondas de inversión más altas en las que suelen invertir las empresas de capital riesgo corporativo.

El segundo trimestre de 2020, sin embargo, se recuperó con tres meses de actividad muy alcista, sobre todo con la salida a bolsa de Lemonade (como primer unicornio insurtech público) y la adquisición de Spinnaker y Gateway por parte de las insurtech Hippo y Buckle, respectivamente. También vimos mega rondas en la forma de Pie Insurance y States Title – una clara señal de que el mercado estaba cómodo para continuar en su viaje a largo plazo de la inversión en empresas de tecnología.

En el tercer trimestre de 2020 se desvaneció cualquier idea de que la burbuja pudiera estallar en 2020. Observamos un nivel de financiación global sin precedentes en las empresas insurtech, tanto en términos de importe total en dólares como de volumen de transacciones. En el tercer trimestre de 2020, las empresas insurtech recaudaron globalmente 2.500 millones de dólares en 104 operaciones. Esto fue impulsado predominantemente por seis mega acuerdos (que representan el 70% del volumen total recaudado en el trimestre).

La influencia del escenario pandémico

“La Covid-19 ha creado una situación que pocos habríamos podido imaginar hace 12 meses. Desde el punto de vista operativo, ninguna empresa o incluso iniciativa del sector podría haber logrado lo que la Covid-19 ha obligado a hacer a muchas empresas y personas. El sector ha demostrado que puede funcionar digitalmente y ha respondido bien a los importantes desafíos”, apunta el informe. En este sentido, puntualiza que, probablemente, muchas insurtechs se sientan reivindicadas porque el sector de los seguros se ha visto obligado a darse cuenta del valor de la tecnología, “la cuestión para las insurtechs ahora es si podrán sobrevivir a meses, posiblemente años, de incertidumbre en el mercado”.

El informe también recuerda que, aunque el sector asegurador se enfrenta a problemas extremos, ahora hay un nivel de acceso sin precedentes a la tecnología y a los tecnólogos que pueden ayudar a resolver estos problemas. La tecnología, incluyendo una serie de insurtechs, ya está demostrando ser el camino a través de este tiempo de gran incertidumbre. Ya estamos observando el papel de la tecnología en el trabajo a distancia, las operaciones remotas y la reducción de gastos. En el pasado esto no ha sido una opción, pero perversamente la Covid-19 ha creado una situación que nos obliga a reconocer la importancia de la tecnología, según explica.

Como hemos señalado en anteriores informes, las insurtechs todavía tienen que sobrevivir a la incertidumbre de este entorno operativo (y social) desconocido para poder aprovechar esta oportunidad. “Aunque la Covid-19 ha creado una plataforma para que las insurtechs brillen, también ha creado un entorno temporal que ha dificultado el acceso a la financiación; ha dificultado la capacidad de realizar pruebas de concepto en persona; y, quizás lo más importante, ha hecho que la cuestión de la confianza entre proveedores y clientes sea un obstáculo muy problemático de superar”, se destaca.