NFT non-fungible tokenEn 2021 se ha producido la revolución artística y tecnológica de los NFT (Non-Fungible Token, un token no fungible), un mercado que solo en los primeros meses de 2021 tuvo ventas por valor de 3.025 millones de euros. Su capacidad de atraer a inversores los ha convertido en un objetivo atractivo para los delincuentes, por lo que también han tenido lugar los primeros robos de este nuevo arte digital.

Pero 2021 también ha sido el año en el que la tecnología ha permitido la reconstrucción de obras de arte emblemáticas de artistas como Klimt y Rembrandt. Por tercer año consecutivo, Hiscox recopila las obras de arte robadas y recuperadas más destacadas en un 2021 en el que la tecnología se ha convertido en protagonista de estas historias.

El 36% de las plataformas de venta de arte online encuestadas por la compañía en su informe Online Art Trade Report 2021 considera que la mejor aportación que puede hacer la tecnología blockchain al mercado del arte es la creación de nuevos mercados, como han resultado ser los NFT, pero esto también conlleva la aparición de nuevas formas de delincuencia.

Robos digitales y físicos

En marzo de 2021 se produjo el primer robo de NFT en la plataforma Nifty Gateway, una de las páginas más importantes de comercio de este tipo de obras, que ascendió a los 150.000 euros según uno de los usuarios afectados.

A partir de entonces, el volumen y el impacto de los ataques ha escalado hasta llegar a un robo de más de 100 millones de euros en tokens del mercado de NFT de videojuegos Vulcan Forged. También destaca el caso del robo denunciado por el coleccionista de NFT Jeff Nicholas, que perdió toda su cartera de archivos NFT, valorada en 400.000 euros, por unos ciberatacantes que se hicieron pasar por el soporte técnico de la empresa para ayudarle a solucionar un problema de derechos.

En cuanto a los robos de arte en el mundo físico, en España se produjo un robo en el Hotel Miguel Ángel que se saldó con una escultura y tres cuadros sustraídos valorados en 340.000 euros, entre los que se encontraba un Sorolla. También en 2021, Inglaterra vio cómo desaparecía el emblemático rosario que María Estuardo llevó durante su decapitación, sustraído junto con otras piezas de oro y plata valoradas en hasta 1.000.000 de euros, del castillo de Arundel, que acababa de abrir sus puertas tras el confinamiento.

Tecnología para recuperar el patrimonio artístico

La tecnología también ha permitido recuperar obras, como la serie Medicina, Jurisprudencia y Filosofía de Klimt, destruida durante la II Guerra Mundial, o la reproducción, en Japón, de un fresco budista destruido en 2001 por los talibanes en Afganistán.

La inteligencia artificial también ha servido para reconstruir las partes perdidas de La ronda de noche, uno de los cuadros más famosos de Rembrandt. También en 2021 se recuperó el cuadro de Cabeza de Mujer de Picasso, robado hace más de nueve años, que fue encontrado por la Policía de Grecia, o las dos obras de arte del Renacimiento que fueron robadas del museo del Louvre en París en los años 80 y que volvieron a la institución parisina.

En Estados Unidos, el multimillonario y filántropo Michael Steinhard devolvió 180 obras de arte y antigüedades valoradas en 62 millones de euros y robadas en el mundo en las últimas décadas.