desarrollo digitalUn 85% de las empresas españolas prevé aumentar sus inversiones en digitalización este año y el 86% asegura que invertirá más en sostenibilidad que en 2020. De hecho, el 38% asegura que dedicará entre un 6% y un 10% más a la tecnología digital y el 41% de los encuestados en España señala que aumentará en esa misma proporción su inversión en sostenibilidad.

Son datos del último estudio de Accenture, ‘Reinventando la empresa europea’, realizado en colaboración con BusinessEurope, que revela que un 67% de las empresas españolas se muestra optimista o muy optimista con respecto al crecimiento de su compañía y el desarrollo económico en Europa en los próximos dos años. La investigación se basa en una encuesta europea realizada entre marzo y abril de 2021 a 700 ejecutivos de C-suite en 13 países (Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Irlanda, Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia, España, Suiza y Reino Unido) de 11 industrias diferentes.

Esta apuesta por la sostenibilidad y la tecnología será generalizada en Europa, según el informe que resalta que el aumento de estas inversiones podría generar 5,7 millones de nuevos puestos de trabajo a la economía europea en 2030, principalmente en sectores concretos como el de bienes y equipamiento industrial, alta tecnología, software, servicios públicos, automoción, ciencias biológicas y comunicaciones.

España apuesta por la Inteligencia Artificial, 5G y la nube

Para conseguir este impacto en el mercado laboral y posicionar al sector empresarial español como líder en Europa, las empresas en España creen que las inversiones en tecnología deberían centrarse en inteligencia artificial (71%), 5G (54%), nube híbrida (54%), baterías de nueva generación (34%) y data analytics (22%).

A ello se suma la apuesta de las empresas españolas por formar a sus plantillas: un 56% considera una prioridad invertir en programas de formación para que su plantilla adquiera las habilidades que impulsen su transformación y adaptación a la nueva etapa de digitalización. Esto se debe a que el 41% de los encuestados en nuestro país cree que la falta de formación tecnológica de sus profesionales es una barrera que les impide acelerar su transformación digital y salir reforzados de la crisis.

Por otro lado, el 46% de las empresas españolas señala que encuentra dificultades para localizar en el mercado laboral los perfiles de talento que necesitan. «Existe una oportunidad única para que Europa lidere la economía postpandémica, pero para lograrlo será necesario hacer inversiones hoy en las tecnologías y ecosistemas adecuados y, lo más importante, en las personas. Así es como se creará el crecimiento futuro y el empleo de calidad y sostenible», señala Domingo Mirón, presidente de Accenture en España, Portugal e Israel.

El papel de los Gobiernos e instituciones de la UE

Para que las industrias europeas emerjan como líderes mundiales y apoyen la oportunidad de creación de empleo en esta región, los gobiernos europeos y las instituciones de la UE desempeñan un papel clave. Así, el 52% de las empresas españolas cree que la Unión Europea debería priorizar la inversión en programas de formación en su sector concreto, el 36% en programas de formación sobre industrias emergentes y el 32% en habilidades concretas, como herramientas digitales. Además, un 45% cree que las instituciones europeas deberían invertir en tecnologías emergentes, como 5G, y desarrollar una regulación sobre ciberseguridad.

Por otro lado, los encuestados en España consideran que, para fomentar la implementación de prácticas sostenibles en las empresas, las instituciones europeas deberían apoyar las iniciativas de desarrollo de las competencias pertinentes a nivel nacional y europeo (39%), apoyar el reconocimiento de las directrices de RSC, como los informes de ESG (28%) e invertir en centros de innovación para desarrollar nuevos modelos empresariales sostenibles (23%).

En general, informe ha identificado cinco ámbitos de actuación que las empresas europeas esperan que emprendan los gobiernos y las instituciones de la UE y que incluyen: colaboración y diálogo entre países; generar un mercado laboral de nueva generación; permitir la transformación digital y la transición a una economía sostenible y apoyar el desarrollo de industrias de alto potencial.