ciberseguridadLa Comisión Ejecutiva del Banco de España ha aprobado la adopción del marco de pruebas avanzadas de ciberseguridad publicado por el Banco Central Europeo (TIBER-EU) para el sector financiero español. El marco local se denominará TIBER-ES y tiene como objetivo fundamental “fortalecer la ciberresiliencia de las instituciones financieras que operan en España y, en sentido amplio, contribuir a la estabilidad del sector financiero español”, según informa la DGSFP en un comunicado.

El Banco de España se constituye en ‘Autoridad propietaria’ de TIBER-ES, si bien contará con la cooperación de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la DGSFP cuando las entidades que vayan a someterse a las pruebas pertenezcan a su ámbito de competencia.

Cualquier institución financiera que opere en España podrá someterse a pruebas bajo el marco local, de manera voluntaria. TIBER-ES cumple los principios de TIBER-EU, por lo que las pruebas realizadas bajo dicho marco local garantizarán el reconocimiento de autoridades en otras jurisdicciones que también han adaptado localmente TIBER-EU.

“La tecnología es un elemento imprescindible para que las instituciones financieras puedan ofrecer sus servicios de modo fiable, seguro y acorde con su modelo de negocio y estrategia. Factores como el elevado número de interconexiones dentro del sector financiero y con terceras partes, la continua y veloz evolución tecnológica, el aumento en el número y sofisticación de las ciberamenazas, el desplazamiento masivo de la operativa financiera a los canales digitales o el trabajo en remoto han convertido la resiliencia y la ciberseguridad de las entidades en una prioridad, tanto desde el punto de vista prudencial como desde el de estabilidad financiera”, indican las autoridades competentes.

La DGSFP pide que las aseguradoras informen de su inversión en criptodivisas

Por otro lado, la DGSFP quiere saber si las aseguradoras tienen exposición a estos activos digitales y, en caso afirmativo, que justifiquen dicha inversión. Lo hace al advertir, según un comunicado de la CNMV y del Banco de España, del riesgo de invertir directa o indirectamente en critpodivisas por la “extrema volatilidad, complejidad y falta de transparencia”.

En concreto, desde su área de análisis de balances y análisis de riesgos, da 15 para que remitan información sobre posiciones directas o indirectas en criptomonedas al cierre del ejercicio 2020 y a 28 de febrero de 2021. En caso de que efectivamente haya posiciones, reclama una justificación de que dicha inversión cumple con las normas sobre inversiones acorde a ordenación, supervisión y solvencia de las aseguradoras y reaseguradoras, según informa El Confidencial.