ALLIANZ GLOBAL ASSISTANCE, con más de 13.000 empleados repartidos en 34 países y una red de 400.000 colaboradores, ha optado por Blue Coat como proveedor para optimizar la seguridad de su acceso a Internet.

Plataforma china de ALLIANZ GLOBAL ASSISTANCE

Frente a la idea inicial de que cada filial buscara su propia solución de securización del acceso a Internet, finalmente ha optado por la homogeneización, implantando una solución capaz de ser desplegada en todo el mundo, evolutiva, adaptable al tamaño de cada filial y fácilmente administrable. En esta decisión también han sido decisivos los costes operativos. La dirección informática de la entidad ha seleccionado las soluciones de Blue Coat, por entender que respondían a estos criterios.

«A partir de ahora, y bajo la forma de máquinas virtuales y no de aplicaciones, la arquitectura de seguridad desplegada en el seno de ALLIANZ GLOBAL ASSISTANCE protege al conjunto de filiales y empleados en todo el mundo. La gran simplicidad del despliegue y de la administración de esta infraestructura de seguridad, ha sido muy apreciada por la dirección informática. Por ejemplo, a partir de ahora la securización de un nuevo site solo requiere el trabajo de una única persona, pudiendo llevarse a cabo en menos de media jornada. Más aún, un único equipo puede administrar el conjunto de soluciones desplegadas por todo el mundo. Entre los otros puntos fuertes de la arquitectura de Blue Coat encontramos la transparencia que para los empleados tienen estas herramientas, la granularidad de los derechos de acceso, la adecuada categorización de las url, una mejor definición de perfiles y la posibilidad de incrementar la potencia en caso de necesidad», remarcan desde la empresa tecnológica.

En la configuración escogida, la dirección informática ha dejado al criterio de cada filial la capacidad de definir y gestionar su propia política de derechos de acceso en local. Únicamente ciertas categorías de sites, ilegales, se han visto bloqueados en toda la organización mundial.