dispositivos móvilesARAG Protección Digital es el último seguro que ha creado la aseguradora para evitar los riesgos del cada vez mayor uso de las tecnologías digitales en los hogares. Pensado para el ámbito familiar, hace hincapié en la defensa legal de la vida digital, la protección de los datos personales, el acoso digital (ciberbullying) y el uso fraudulento de tarjetas de crédito, así como a la ciberseguridad y la asistencia informática.

ARAG Protección Digital incluye servicios de ciberseguridad como la ayuda en la instalación del control parental, que permite limitar el acceso a los contenidos en función de la edad de cada usuario. También ofrece la asistencia relacionada con: la recuperación de datos y la creación de copias de seguridad, la geolocalización y bloqueo de smartphones y ordenadores, el seguimiento y eliminación de información digital sensible y de la huella digital, y las alertas por filtración de datos y de información de cuentas de usuarios.

Los expertos de ARAG advierten de que no hace falta ser famoso o desarrollar una actividad empresarial para ser objeto de ciberdelitos como la suplantación de identidad, a lo que se suma, en ocasiones, el rechazo de la entidad bancaria a asumir la devolución del dinero. Por ello, el producto garantiza los servicios de asistencia jurídica y extrajudicial, así como los gastos en que pueda incurrir el asegurado en caso de que deba afrontar un procedimiento judicial, administrativo, arbitral o de mediación derivado de la cobertura del seguro.

Otras coberturas del producto abarcan cuestiones como la publicación de imágenes o videos sin previa autorización. Otro problema frecuente puede darse cuando se solicita la modificación o eliminación de los datos personales previamente facilitados a una web o APP. En caso de no conseguirlo, ARAG interpondrá en nombre del asegurado la reclamación ante la AEPD o su equivalente autonómico.