dineroBeazley ha lanzado el primer bono catástrofe para ciberriesgos del mercado. Diseñado para cubrir eventos catastróficos y sistémicos de baja probabilidad, el bono, de 45 millones de dólares, ofrece a Beazley indemnización contra todos los riesgos que superen un evento catastrófico de 300 millones de dólares, con la posibilidad de liberar tramos adicionales hasta 2023 y más adelante.

El bono cuenta con el respaldo de un grupo de inversores de ILS, entre los que se encuentra Fermat Capital Management, LLC; y ha sido estructurado y colocado por Gallagher Securities, la rama de ILS de Gallagher Re.

Se trata, según el comunicado de la propia aseguradora, de “la primera vez que se crea un instrumento ILS (Insurance-Linked Securities) para riesgos catastróficos relacionados con la ciberseguridad”. También se destaca que el desarrollo de soluciones eficaces para el riesgo catastrófico es vital para permitir que aumente la oferta de capacidad en el mercado de los seguros y reaseguros cibernéticos, con el fin de satisfacer la creciente demanda de cobertura por parte de las empresas y la sociedad.

Adrian Cox, consejero delegado de Beazley, ha señalado que “un elemento clave de este instrumento es su flexibilidad para crecer en el tiempo y apoyar nuestro desarrollo continuo y sostenible en ciberseguros. Me gustaría dar las gracias a los inversores y a nuestros corredores por su apoyo en la consecución de este importante hito para el mercado cibernético”.