blockchainLas experiencias realizadas hasta ahora han demostrado el potencial que las tecnologías de blockchain y los contratos inteligentes pueden ofrecer tanto a los consumidores como al sector en el futuro. Esto incluye ventajas en términos de transacciones más seguras y rápidas, detección de fraudes, bajos costes operativos, mayor transparencia y fiabilidad de los datos, y mejor trazabilidad. Por ello, las aseguradoras de toda la UE y de fuera de ella están desarrollando actualmente iniciativas de blockchain para explorar su potencial para agilizar las operaciones comerciales y servir mejor a sus clientes.

Sin embargo, el despliegue de blockchain y de los smart contracts (contratos inteligentes) se encuentra todavía en las primeras fases de maduración. Por lo tanto, las aseguradoras deben poder seguir desarrollando iniciativas y se debe dar tiempo al sector para explorar la viabilidad de la tecnología y sus posibles aplicaciones antes de que los reguladores o los responsables políticos consideren cualquier otro paso. Además, el objetivo debe ser garantizar un marco normativo favorable a la innovación y eliminar los obstáculos innecesarios para el despliegue de soluciones de tecnología blockchain en el sector financiero.

¿Qué pasa con el uso de datos personales?

Así lo revela Insurance Europe en su respuesta a una consulta de EIOPA sobre blockchain y contratos inteligentes. En la misma señala que, por otra parte, los principios subyacentes de la tecnología blockchain ya plantean ciertas cuestiones en relación con la compatibilidad con la legislación vigente, en particular en lo que respecta al uso de los datos personales.

“Algunos requisitos del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), por ejemplo, como el derecho a ser olvidado, crean inseguridad jurídica y limitan el uso potencial de las tecnologías blockchain que están diseñadas para ser un registro inmutable y permanente de todas las transacciones. Por lo tanto, es probable que la falta de seguridad jurídica haga que las empresas se muestren reacias a adoptar las tecnologías de blockchain por temor a incumplir las disposiciones del RGPD”, señala el organismo.

Para la federación, esto crea la necesidad de un enfoque europeo coherente sobre blockchain y una comprensión común de cómo deben aplicarse las normas existentes. Por ello, aconseja considerar las recomendaciones del Grupo de Expertos de la Comisión Europea sobre los Obstáculos Regulatorios a la Innovación Financiera, que propone la publicación de directrices sobre la aplicación del RGPD en relación con el uso de nuevas tecnologías en los servicios financieros.

Por otra parte, para garantizar el éxito del despliegue de las soluciones de blockchain en el futuro “será necesaria la cooperación continua entre todas las partes interesadas para fomentar la seguridad jurídica y evitar que surjan nuevos obstáculos como consecuencia de los problemas de normalización o interoperabilidad”, afirma.