La expansión del desarrollo de la tecnología blockchain aporta nuevas fuentes de ingresos a las empresas de software y tecnología, pero también a los líderes pioneros de esta industria. También ayuda a algunas empresas a diversificar las fuentes de ingresos mediante la venta de productos digitales autentificados por blockchain.

Esta es la primer conclusión que se extrae de un informe elaborado por Moody’s Investors Service. «La trazabilidad de las cadenas de suministro es la aplicación más extendida de las tecnologías blockchain y puede ayudar a reducir los costes y mejorar las credenciales ESG de varios sectores», explica Francesco Bozzano, vicepresidente-analista senior de Moody’s y autor del informe.

«Sin embargo, blockchain también presenta nuevos riesgos regulatorios, tecnológicos, cibernéticos, ESG y de ejecución», añade el experto.

Las empresas de software y tecnología como IBM cosecharán los beneficios de la creciente adopción de la tecnología blockchain por parte de las empresas. Líderes de la industria en otros sectores también están a la cabeza de la inversión en soluciones blockchain, incluyendo los gigantes del comercio electrónico Amazon o Alibaba Group Holding. Todo esto diversificará sus flujos de ingresos mediante la venta de estas soluciones, explican.

Estos productos pueden generar fuertes márgenes y beneficios, pero alertan: «el mercado de NFT es volátil, y estos productos aumentan el riesgo de reputación y de moda»

Reducir costes y riesgos ESG 

Las soluciones de seguimiento basadas en blockchain podrían reducir los costes operativos y reducir algunos riesgos ESG. El seguimiento mediante blockchain simplificará el registro de la información, proporcionará a los clientes más transparencia y mejorará la gestión del inventario.

La volatilidad de la moneda digital y la falta de regulación crean más riesgos que beneficios para las empresas que invierten en estos activos. Por ejemplo, las empresas que invierten en criptodivisas, como la empresa de software MicroStrategy Incorporated y el fabricante de automóviles Tesla, «están expuestas a la volatilidad del activo y a la falta de regulación y orientación contable específica», remarca la agencia.