fraudeBuguroo, start-up española de ciberseguridad, ha recaudado 11 millones de euros de la Serie A para ampliar su plataforma de detección de cualquier tipo de ataque fraudulento. La ronda de financiación fue liderada por Ten Eleven Ventures y Seaya Ventures, con la participación de los inversores existentes Inveready Technology Investment Group y Conexo Ventures.

En la era del fenómeno del ‘Cibercrimen como servicio’ (CaaS), en el que el mundo virtual ofrece a los hackers la oportunidad de obtener beneficios a través de sus actividades, con equipos que a menudo dedican tiempo a actividades típicas de desarrollo de negocio como el marketing y la gestión de proyectos, la ciberdelincuencia ha pasado de ser una actividad recreativa a ser un negocio organizado. Atrás quedaron los días de los hackers solitarios. Los movimientos de los defraudadores están cambiando y la protección contra los ataques debe mantenerse.

Deep learning y biometría del comportamiento

Fundada en Madrid en 2010, buguroo protege contra los hackers gracias a su tecnología de aprendizaje profundo (deep learning), que combina la biometría del comportamiento, la detección de malware y la evaluación de dispositivos. Su oferta de productos incluye las funcionalidades ‘BugFraud’ y ‘FraudsterHunter’, la última de las cuales sirve para identificar a los estafadores que ya están en su cuenta bancaria e investigar cómo operan para mantenerlos a raya. Actualmente, buguroo protege a más de 50 millones de clientes en Europa y América Latina mientras realizan sus servicios financieros, desde el inicio de sesión hasta el cierre de sesión.

Los fondos recaudados se utilizarán en particular para acelerar el desarrollo de la función de ‘FraudsterHunter’, ampliar las ventas y los esfuerzos de marketing en Europa y América Latina, e introducirse en nuevos mercados como Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.