Cada vez más consumidores toman medidas para protegerse de los ciberataques

Por primera vez, el estudio anual que realiza Chubb sobre Ciberriesgos Personales revela que más personas están tomando medidas concretas para proteger su información y datos personales de los ciberataques. “Aunque el progreso es alentador, los comportamientos deficientes en materia de ciberseguridad siguen siendo demasiado comunes”, matiza la encuesta de 2022.

Las principales conclusiones ponen de relieve que la sociedad está mejorando en cuanto a protegerse de los ciberriesgos. En 2022, más de la mitad de los estadounidenses y canadienses (51%) declararon utilizar la autenticación multifactorial para iniciar sesión en sus cuentas en línea, lo que supone el doble del nivel encontrado en la encuesta de 2021. Es más, casi el 80% dice que prefiere utilizar la autenticación multifactor.

La adopción de prácticas como la limpieza periódica del historial del navegador y el uso de aplicaciones de protección de contraseñas, bloqueadores de ventanas emergentes y protección contra el malware también aumentó significativamente con respecto a 2021.

La mayoría de usurarios reconoce que tiene problemas para hacer un seguimiento de sus contraseñas y se molesta cuando tiene que cambiarlas. Tres de cada cinco (61%) afirman tener problemas para seguir sus contraseñas. Un porcentaje similar (63%) se molesta cuando se ve obligado a actualizar sus contraseñas.

El ciberseguro personal es cada vez más común

El ciberseguro personal es cada vez más común, revela este Informe. Aproximadamente dos de cada cinco (39%) tienen actualmente una póliza de ciberseguro personal.

Los consumidores adinerados son mucho más propensos a tener esta cobertura. No obstante, sigue habiendo mucha población que no está familiarizada con el ciberseguro personal, incluyendo un 19% que no está en absoluto familiarizado con las protecciones que la cobertura cibernética personal ofrece a los individuos y a las familias.

Buenas y malas noticias frente a los ciberataques

La buena noticia, afirma Chubb es que tres de cada cuatro personas afirman haber actualizado la contraseña de su cuenta bancaria principal en los últimos 12 meses, y el 70% ha actualizado voluntariamente la contraseña de una cuenta digital sin que el proveedor se lo haya exigido.

La mala noticia: la mitad sigue incluyendo el nombre de su mascota u otro nombre o fecha identificable en la nueva contraseña. Casi el 85% de los estadounidenses y canadienses de alto poder adquisitivo utilizan estos términos o fechas identificables en sus contraseñas, más del triple que los encuestados de ingresos medios (27%).

Los ricos tienen más probabilidades de ser el objetivo de un ciberataque relacionado con el dinero. En el último año, casi el 30% de los encuestados con grandes patrimonios declararon haber sido víctimas de un ciberataque relacionado con su dinero. Esto supone el doble de la media de todos los grupos de ingresos y siete veces la frecuencia citada por los encuestados de ingresos medios. Los consumidores de alto poder adquisitivo y de alto valor neto tenían el doble de probabilidades que los miembros de la clase media de sufrir cargos fraudulentos en su tarjeta de crédito.

“Concienciación y preocupación por las ciberamenazas es alta”

«Nuestro quinto informe anual sobre el ciberriesgo personal tiene una narrativa convincente: La concienciación y la preocupación por las ciberamenazas es alta y va en aumento. Al mismo tiempo, las personas se sienten molestas y frustradas al tomar medidas para protegerse en línea. Afortunadamente, la brecha entre la concienciación y la acción ha empezado a reducirse», destaca Ana Robic, presidenta de la División de Servicios de Riesgo Personal de Chubb North America.

«Aunque los avances son alentadores, los comportamientos de riesgo siguen siendo demasiado frecuentes. Los individuos y las familias deben permanecer vigilantes para defenderse de los peligros cibernéticos y saber que hay soluciones de gestión de riesgos para ayudar a garantizar la protección en caso de un incidente cibernético personal.»

ciberproteccion

Otras conclusiones…

  • La gente está preocupada por los ciberataques catastróficos. Casi nueve de cada diez (87%) están preocupados por la posibilidad de que se produzca un ciberataque importante en la red eléctrica de Estados Unidos. Una gran mayoría está preocupada por la amenaza de un ciberataque perpetrado por un país extranjero hostil (85%) y por los ciberataques a una central nuclear, una fábrica química o el suministro de agua (84%).
  • La gente está bastante segura de que sus dispositivos les están espiando. Cuatro de cada cinco encuestados (79%) creen que sus asistentes virtuales y dispositivos de streaming pueden escuchar sus conversaciones. Otro 11% no está seguro. Además, dos de cada tres encuestados (67%) creen que han recibido un anuncio basado en una conversación que han mantenido y que ha sido captada por un asistente virtual o un dispositivo de streaming.
  • La gente entiende que no todos los ciberriesgos son iguales. El 90% de los encuestados cree que la aplicación de su banco principal es segura. Esta cifra es mucho mayor que la de las aplicaciones de finanzas personales (68%) o de pago entre particulares (70%). Menos de la mitad de los consumidores confían en la seguridad de otras aplicaciones, como las redes sociales (48%), las de fitness (48%) y las de citas en línea (40%), que ocupan los últimos puestos entre las categorías de aplicaciones citadas en la encuesta. Un hallazgo relacionado: los consumidores son los que más temen la violación de su información financiera. Más de la mitad (53%) dice que la violación de su información financiera es el tipo de violación más preocupante.