“Las nuevas tecnologías nos han llevado a un empoderamiento del cliente, más allá de la mera personalización del servicio”, ha afirmado Francisco Carrasco, subdirector general de Seguros y Regulación de la DGSFP, en la apertura del evento Insurance Revolution, celebrado el martes. “La tecnología nos ha permitido también controlar costes y abaratar procesos, gracias a una mejor tarificación y a una identificación de los riesgos más profunda”, ha detallado.

Al hablar de las nuevas herramientas y del Internet de las Cosas, Carrasco ha señalado que “es muy importante que los profesionales y las aseguradoras conozcan bien los algoritmos que hay detrás de las herramientas tecnológicas, de manera que haya un control de las hipótesis desde las que se miden precios y riesgos”. Carrasco ha señalado, por otro lado, que uno de los mayores retos para el sector hoy en día es el desarrollo de ciberseguros, un camino aún por explotar, ya que faltan experiencia y datos suficientes para poder tarificar correctamente, por lo que las compañías aún siguen siendo muy prudentes.