ciberEl último informe de Kaspersky, titulado ‘The portrait of the modern Information Security professional’, arroja luz sobre las dificultades que enfrentan las empresas europeas para contratar personal especializado en ciberseguridad. Según el estudio, el 48% de las empresas necesita más de medio año para llenar vacantes en este campo. La falta de experiencia, el alto coste de la contratación y la competencia global por el talento es la combinación de factores de la falta de vacantes en este área.

Este panorama laboral presenta un desafío considerable para las empresas, ya que el 31% admite que sus departamentos de ciberseguridad carecen de personal suficiente para proteger sus activos digitales. La contratación para roles de alto nivel es particularmente difícil, con el 45% de las empresas que informa que puede llevar casi un año o más encontrar candidatos calificados. Mientras tanto, los puestos junior pueden llenarse en un período más corto, según el 36% de los encuestados, lo que destaca la necesidad de desarrollar y retener talento en este campo.

La falta de experiencia y la brecha entre la formación académica y las habilidades prácticas son los principales obstáculos identificados por las empresas al buscar profesionales de ciberseguridad. El 57% de los encuestados señala esta discrepancia, mientras que el 42% destaca la importancia de la experiencia profesional demostrada. Además, el alto coste asociado con la contratación de expertos en ciberseguridad y la competencia global por este talento son preocupaciones adicionales para más del 50% de los directivos encuestados.

Estas cifras subrayan la importancia crítica de abordar los desafíos en el reclutamiento y retención de profesionales de ciberseguridad, ya que las empresas que operan sin el personal adecuado corren el riesgo de sufrir ciberataques y daños a sus procesos comerciales. Con un mercado laboral tan competitivo, las organizaciones deben adoptar estrategias innovadoras y proactivas para atraer y retener talento en ciberseguridad y garantizar la protección efectiva de sus activos digitales.