businessmen“Cada vez son más las responsabilidades de los directivos, no solo por el buen ejercicio de su actividad y cumplimiento de la normativa, sino por la cada vez mayor necesidad de crear un impacto significativo en la sociedad como ventaja competitiva”. Así lo afirma Diogo Ogando, suscriptor senior de D&O de Hiscox España. En este sentido, una de las obligaciones para las empresas este año con las relativas en materia de ciberseguridad, a partir de la entrada en vigor de la Directiva europea NIS 2, cuyo fin es fomentar una transformación en las empresas desde un enfoque reactivo a uno proactivo en esta materia.

Según se desprende del Whitepaper ‘El coste real de montar tu propia empresa’, elaborado por la aseguradora, la ciberseguridad y la transformación digital son algunas de las nuevas responsabilidades que los directivos de las empresas deberán tener muy en cuenta durante el ejercicio de su actividad en 2024. Como destacaba la compañía en su ‘Informe de Ciberpreparación 2023’, el coste de los ciberataques a empresas españolas en 2022 ha aumentado en un 43%, ya habiéndose duplicado el año anterior, lo que demuestra la necesidad de posicionar a la ciberseguridad como prioridad para las empresas, sean del tamaño que sean.

En este sentido, un gran número de empresas españolas, tanto grandes como algunas pymes y micropymes específicas, tales como del sector TIC, tendrán nuevas obligaciones en materia de ciberseguridad, pero también en cuanto a transformación digital pues la nueva Ley Crea y Crece, que entra en vigor este 2024, las obligará a implementar la factura electrónica en sus transacciones comerciales con otras empresas y autónomos.

Según el mencionado Whitepaper, el 22,5% de los directivos de las pymes españolas no es conocedor de la posibilidad de verse envuelto en situaciones de errores o negligencias que puedan suponer multas, reclamaciones o problemas legales, especialmente en el cambiante entorno socioeconómico actual que va de la mano con la importancia de actualizarse y adaptarse a estos nuevos escenarios.

Otras de las nuevas responsabilidades que los directivos de las empresas deberán tener muy en cuenta este año son las relacionadas en materia laboral, en materia de sostenibilidad y las responsabilidades en materia de igualdad, diversidad y discriminación laboral.

Con todo ello, “se hace necesaria una mayor cobertura ante los posibles errores o negligencias en el ejercicio profesional de su actividad, ya que sin duda las reclamaciones pueden salir caras y poner en jaque a su propio negocio. Sin embargo, el 61,1% de las pymes españolas no tiene contratado un seguro de Administradores y Directivos (D&O), según el mencionado Whitepaper, y si bien es cierto que tradicionalmente se ha asociado este seguro a las grandes empresas, también lo es que el riesgo no conoce de tamaños y los directivos de las pymes también están expuestos. Es hora de poner el foco en la protección del patrimonio” explica Ogando.