ciberseguro mercado cyber seguro hacker ciberseguridad negocio tech tecnologíaA.M. Best cree que la cibernética puede ser una fuente de crecimiento “rentable y de innovación” para aseguradoras y reaseguradoras. Sin embargo, advierte de que una creciente cartera en este negocio podría presentar un riesgo material para la solidez financiera para las compañías “si no se gestiona adecuadamente”.

En un reciente informe, la agencia señala que los ciberseguros son una línea de actividad “con altos niveles de riesgo de producto y que requiere experiencia y conocimientos”. Es por ello que los participantes en este mercado adoptan una postura diferente en cuanto a la cobertura.

“El ciberseguro ha experimentado un endurecimiento de las tarifas desde el aumento de la siniestralidad durante la pandemia. Aunque los aumentos de las tarifas han empezado a mostrar signos de moderación o incluso de disminución más recientemente, los precios siguen siendo atractivos”, concreta la firma.

El informe presenta un mercado de ciberseguros bastante heterogéneo en lo que se refiere al apetito de suscripción del ciberseguro. Y lo explica: “Mientras que algunas compañías siguen siendo muy cautelosas sobre su exposición a la cibernética y no muestran ningún interés en ampliar activamente esta parte de su cartera -o incluso están tratando de reducirla-, otras lo ven como una oportunidad atractiva”.

Como agencia de calificación, A.M. Best incluye la evaluación del potencial de pérdidas cibernéticas de una aseguradora en sus consideraciones para los ratings y tiene en cuenta cómo este potencial de pérdidas cibernéticas desempeña un papel en las decisiones de gestión y asignación de capital de la aseguradora.

Aunque el potencial de pérdidas por cibercatástrofes se mantiene actualmente por debajo de otras exposiciones a catástrofes en el sector, A.M. Best observa una mayor concienciación sobre las posibles ciberpérdidas y una mayor integración de este elemento en las decisiones de gestión de capital de las aseguradoras.

Para asignar sus notas, la agencia también se evalúan las consecuencias relacionadas con el reaseguro y las consideraciones retroactivas, así como la capacidad de una compañía para poner en marcha suficientes herramientas de transferencia de riesgos para proteger su balance.