tecnologíaLa tecnología ha hecho que la crisis actual motivada por la pandemia del coronavirus sea muy diferente a las anteriores crisis. El corte en las cadenas de suministro, las estrictas cuarentenas o el teletrabajo son solo algunos de los factores que han motivado la aceleración de la transformación digital en todas las industrias, incluida la aseguradora, que ayuden a responder a nuevos requerimientos.

Pero el sector asegurador no sólo ha visto acelerada su transformación digital. La pandemia impactó también en aspectos de su funcionamiento como la atención a los clientes, la continuidad del negocio, la siniestralidad, la valuación de reservas y las nuevas ventas (especialmente las presenciales). Según un informe de Frost & Sullivan, “el creciente desempleo y el cierre de negocios podrían disminuir la demanda por servicios de seguros en los próximos meses”.

Por ello, según se apunta en el informe, numerosas aseguradoras han comenzado a redefinir algunos de sus productos y servicios, incluyendo su coste y cobertura, para adaptarlos a los tiempos que corren. También las empresas están reevaluando sus estrategias de adquisición de tecnología y la elección de sus proveedores y socios, conscientes de la importancia de tres parámetros básicos: la sponsorización directa del CEO, fomentar la cultura de la transformación y tener buenos socios tecnológicos, como ha sido el caso de Aegon.

Las empresas de seguros tienen que estar a la altura de las circunstancias, replantear su negocio y rediseñar los procesos que brindan valor al cliente. Sus posibilidades para salir como ganadoras en la crisis serán mayores si se encuentran bien preparadas para capitalizar el valor de nuevas tecnologías a medida que alcancen progresivamente su madurez.

El rol de los líderes

En este contexto, los directivos están acudiendo a sus departamentos de TI para digitalizar su negocio, responder a la crisis y prepararse para volver a crecer y generar nuevos ingresos. “Es indiscutible que las empresas confían cada vez más en la tecnología para impulsar su transformación y mejorar sus resultados comerciales. Sin duda, tomará trabajo y esfuerzo adaptarse a esta nueva realidad, y las aseguradoras saldrán de esta crisis de una manera muy diferente a la que entraron”, sostiene el informe.

El trabajo revela que un 75% de los CEO de las Fortune 500 considera que la pandemia tendrá como efecto una aceleración en el ritmo de la transformación tecnológica y un 51% afirma que los viajes de negocio corporativos nunca volverán a los niveles que tenían antes de la pandemia. Por ello, resulta fundamental “forjar una mentalidad enfocada en el crecimiento, aceptar el permanente estado de cambio y enfatizar la relevancia del aprendizaje continuo y la capacidad de recuperación para alejarse de las rigideces”.

Tecnología, personas y procesos

En su trabajo, Frost & Sullivan detecta los principales problemas de los líderes al cargo de la transformación digital en sus empresas y sugiere que sean abarcados por tres equipos distintos: Gestión de crisis, Transformación digital y Crecimiento, cada uno con habilidades distintas para afrontar dificultades.

Asimismo, afirma que “el sector asegurador debe prepararse para competir en un entorno de altísima intensidad” y recuerda que “el crecimiento futuro no solo depende de los avances y de la innovación tecnológica, sino también de las decisiones estratégicas, por lo que un retraso en cualquiera de estos frentes puede significar una pérdida relevante de su participación en el mercado”.

Ante este panorama, el informe apunta que resulta imprescindible reevaluar las estrategias de adquisición de tecnología y la elección de proveedores y socios y estar los más preparados a un posible rebote y una renovada cuarentena. “En este marco, las empresas deben establecer planes robustos de continuidad de negocio que los prepare para una reacción rápida y sin fricciones”.

Etapas de la transformación digital

El análisis de Frost & Sullivan ha encontrado que existen tres etapas fundamentales de la transformación digital que toda empresa atravesará a medida que vayan madurando digitalmente (fundamentos digitales, competencia digital, y evolución digital) y señala que “el éxito futuro de las organizaciones del sector asegurador residirá en qué tan bien puedan entender y asimilar estas nuevas tecnologías y aprovechar las oportunidades asociadas”.

En este contexto, existen tres imperativos fundamentales que las organizaciones deben considerar para no quedarse atrás en la “nueva” normalidad que comienza: garantizar la continuidad del negocio; empoderar a empleados y clientes; y asegurar los datos y la información. Esto preparará a las organizaciones ante cualquier contingencia con flexibilidad, rapidez de respuesta y escalabilidad. Además, se destaca la Nube (cloud computing) como la modalidad tecnológica preferida por las empresas.

Brillar en un nuevo escenario

En un contexto desafiante, existen numerosas herramientas al alcance de los líderes y profesionales de TI que dan la oportunidad para brillar y les ayuden a comprender sus opciones y a evaluar si estas pueden ayudarlos a centrarse más en la transformación digital y otras iniciativas estratégicas que agreguen valor, y menos en el hardware.

“Las empresas del sector asegurador necesitan desesperadamente contar con líderes de TI eficaces, centrados en el futuro y orientados a los resultados del negocio. La digitalización es ahora una responsabilidad compartida entre TI y las distintas áreas de negocio, y el CIO se posiciona como el orquestador del mundo digital”, indica el trabajo.

La clave de este proceso de transformación es que “la tecnología se ha vuelto la llave para proveer servicios relevantes” y “un diferenciador competitivo fundamental”. “Las aseguradoras se han adentrado en el mundo digital y están progresando a pasos agigantados, aprovechando tecnologías avanzadas para transformar su modelo operativo, elevar su propuesta de valor y asegurar su lugar en un mercado cada vez más competido”, señalan desde Frost & Sullivan.

“Los nuevos tiempos exigen innovaciones profundas”, concluye el informe. Por ello, es fundamental tomar las decisiones correctas que garanticen el éxito mañana: “Las empresas deben acelerar su digitalización y encontrar un socio estratégico que pueda guiarlos en su camino de transformación, acompañándolos en cada paso, desde la adopción de tecnologías fundamentales para el back end, hasta la implementación de soluciones emergentes”.

¿Te resulta interesante? Comparte:

 

Compartir
Artículo anteriorLos incidentes cibernéticos, la reclamación más costosa en las instituciones financieras
Artículo siguienteLa inversión insurtech alcanza su máximo histórico
En Duck Creek, estamos convencidos de que son las propias aseguradoras generales (P&C) quienes han de dar forma a su propio futuro, sin que este venga determinado por las tecnologías que utilizan. El cambio debe recibirse como algo positivo, no temerse; las ideas se deben de poder aplicar rápida y fácilmente, sin tener que recurrir a desarrolladores; y la complejidad debe abordarse desde la confianza, no con más complejidad.