digitalización - suscripción - concepto de aplicación y tecnología de nubeLíderes del sector de todo el mundo han participado en la última edición de Underwriting Innovation 2021, el evento internacional anual de Intelligent Insurer, para compartir su visión sobre cómo la irrupción de las nuevas tecnologías en la industria aseguradora ha revolucionado el proceso de suscripción, suponiendo un antes y un después con la integración de la inteligencia artificial, los nuevos modelos de Machine Learning, la utilización de Natural Language Processing y la incorporación de Blockchain.

En ella se han abordado las claves sobre la aplicación de la IA en la reducción de errores y sesgos de las bases de datos históricas, el tratamiento de nuevas e innovadoras fuentes de datos para una analítica más completa, la mejora del conjunto del proceso de suscripción y la consecuente mejora de la experiencia del cliente.

Junto a ponentes como Jon Walden, de Blue Prism, o el reconocido conferenciante y escritor Toni Tarquini, José Antonio Molleda, Global Head of Product Management and Innovation Home Assistance de Allianz Partners y Chief Digital, Innovation and Human Resources de Multiasistencia, ha participado en una de las mesas redondas dedicadas a exponer cómo sacar el máximo beneficio a tecnologías como la Inteligencia Artificial para crear los sistemas de suscripción del futuro.

Ventajas de las tecnologías en la suscripción

En su intervención, Molleda ha trasladado algunos de los desarrollos que se están llevando a cabo en los modelos de suscripción: “Hoy en día, la evaluación in situ del coste de reparación de un siniestro de hogar es costosa y, por tanto, poco habitual. Por eso, estamos desarrollando la evaluación de los daños en remoto y el reconocimiento visual del daño mediante imágenes, que serán claves a la hora de incorporar datos significativos a nuestros modelos de suscripción, aportando mayor granularidad y logrando un nivel de precisión aún mayor en los procesos”.

“La inteligencia artificial ha permitido la automatización de tareas y el incremento de la eficiencia y de la transparencia en la gestión, pero también ir mucho más allá en la mejora de la experiencia del cliente. Hoy contamos con reglas específicas que nos permiten alterar y mejorar las decisiones tomadas en el pasado y gestionar cada situación de manera personalizada, ofreciendo, por ejemplo, servicios concretos o mayor cobertura cuando el cliente no ha reportado incidentes en los últimos años”, explicó.