cookiesDesde la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en la Unión Europea en 2018, las empresas han debido ajustarse a normativas más estrictas en cuanto al manejo de datos personales de usuarios. En este contexto, las cookies de terceros (también llamadas third-party cookies), utilizadas para recopilar información y ofrecer publicidad más específica, han quedado en tela de juicio. Google, en concordancia con estas regulaciones, confirmó que cesará el soporte para este tipo de cookies a lo largo de 2024.

El cambio hacia un entorno ‘cookieless’ plantea desafíos, pero también abre oportunidades para nuevas estrategias de recopilación de datos y publicidad más centrada en la privacidad del usuario. O lo que es parecido: hecha la ley, hecha la trampa. Por ello, desde Súmate, se destacan cuatro factores clave para adaptarse a esta nueva era:

  • Obtención de datos propios: Se enfatiza en la importancia del ‘first-party data’ o datos propios, obtenidos a través de interacciones directas y consentidas con los usuarios, mediante formularios, juegos interactivos, newsletters, sorteos, y promociones.
  • Nuevas herramientas de Google: Privacy Sandbox: Google ha estado desarrollando Privacy Sandbox, un marco que limita la recopilación de información identificable personalmente y promueve la privacidad del usuario al tiempo que permite anuncios relevantes. Esta iniciativa busca ofrecer una experiencia en línea más segura y controlada.
  • Publisher Advertiser Identity Reconciliation (PAIR): Esta solución permite a medios de comunicación y anunciantes dirigirse únicamente a audiencias con las que han interactuado previamente, optimizando así el impacto de los anuncios.
  • Uso de modelos predictivos: Herramientas como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático son fundamentales en la creación de modelos predictivos que ayudan a comprender el comportamiento del usuario y diseñar estrategias de comunicación personalizadas.

El advenimiento de un entorno ‘cookieless’ plantea un cambio significativo en la forma en que se recopilan y utilizan los datos. Adaptarse a estas nuevas reglas del juego requerirá creatividad, innovación y un enfoque centrado en la privacidad del usuario.