Jorge Pérez (SAP)Por Jorge Pérez
Head of Governance, Risk & Compliance Solutions, SAP España

 

Con la crisis económica, uno de los sectores que más afectado se está viendo por los casos de fraude es el asegurador. Según datos del Grupo ZURICH, el fraude ha aumentado una media del 15% en los últimos años. Además, los casos cada vez son más complejos, lo que obliga a las aseguradoras a innovar en los procesos de detección. De hecho, los métodos tradicionales tienen unos índices de recuperación muy bajos.

Por ello, es importante considerar seriamente la inversión en una solución que permita reducir los ratios de fraude a través de herramientas específicas y adecuadas que deben cubrir como mínimo las siguientes problemáticas:

  • Procesamiento de fraude en circuito cerrado: detección y prevención del fraude en siniestros a través de múltiples líneas de negocio, lo que tiene un impacto directo en los índices de pérdidas en la cuenta de resultados.
  • Integración: realizar el análisis del flujo de la información que se genera desde que se presenta un parte hasta que se produce el fraude, en ambas direcciones y en tiempo real, para acelerar la detección e incrementar la eficacia.
  • Investigación optimizada: funcionalidad intuitiva de cara a los usuarios finales, utilizando alertas y cuadros de mando interactivos para ayudar a los investigadores en todo el proceso, desde que se detecta la primera señal de fraude hasta la decisión y acciones finales.

 

En definitiva, optar por soluciones que deben dirigirse a automatizar la detección del fraude, mejorar la eficiencia de las investigaciones y evitar pagos de partes de siniestros ilícitos. Con todo ello, el retorno de la inversión estará más que probado ya que los primeros resultados repercuten directamente en la mejora de la cuenta de resultados