cultura_empresaEchando un vistazo al mercado asegurador, se ve que el sector está cambiando la forma de hacer las cosas apoyándose en la tecnología. Las compañías de seguros, por su propia naturaleza, dependen de la tecnología para operar. Venden tranquilidad en forma de contrato. Por lo tanto, cuanta más innovación técnica puedan aportar a su mercado, mejor servicio ofrecerán a sus clientes, siendo así más competitivos. Es el origen del término insurtech.

En los 90 se contrataban los seguros por teléfono, o en las oficinas de los corredores de seguros a pie de calle. Cuando había que dar parte de un accidente o siniestro, el proceso llevaba semanas desde que ocurría el suceso. Hoy, podemos contratar un seguro online sin tener que hablar con un corredor o completar y enviar a mano un formulario de solicitud. Incluso tenemos comparadores de seguros online que con nuestros datos encuentran la aseguradora y el producto más adecuado a nuestras necesidades en cuestión de segundos. Pero las aseguradoras no solo quieren incorporar la innovación tecnológica en el proceso de contratación. Por ejemplo, en los últimos años, hemos visto el uso de drones para la captura de imágenes desde ángulos imposibles de captar por una persona por el riesgo que implicaba.

Insurtech para ser proactivo

En 2016, AVIVA envió aviones no tripulados para evaluar el daño de las inundaciones causadas por las tormentas Desmond, Eva y Frank en el norte del Reino Unido. Así, pudo saber cuáles de sus clientes se vió afectado por las tormentas y siendo proactivos les ofrecieron ayuda antes de que la solicitaran. Este es un claro ejemplo de que la implementación de la tecnología reduce el coste operacional además de prestar un extraordinario servicio de atención al cliente.

Actualmente muchos hogares tienen sensores inteligentes que controlan la calefacción o la iluminación. Dentro de poco las aseguradoras querrán tener acceso a los sensores para tener dicha información y poder ser proactivo. De esta forma se podrán solucionar pequeñas averías, evitando así las más graves, las cuales son mucho más costosas de solucionar.

Mirando hacia el futuro, vemos que las empresas llevan años recogiendo datos, y que ahora tienen la necesidad de gestionar ese “big data”. Con el uso de la tecnología se puede hacer uso de todos esos datos y calcular el riesgo con una precisión increíble y casi al instante.

El futuro para el sector asegurador, por lo tanto, es brillante. Sin duda, veremos una innovación técnica que llevará a las aseguradoras a crecer empresarialmente Como consumidores, esto nos ayudará a disminuir el riesgo en nuestras vidas, ya que las aseguradoras nos ayudarán de manera proactiva a evitar accidentes.

Sistemas heredados, lo contrario de innovador

En un evento reciente, un asistente preguntó al CEO de una compañía de seguros: «De todos los programas innovadores que ha incorporado a su negocio en los últimos dos años, ¿cuál ha sido el de mayor impacto para su negocio?». De toda la tecnología insurtech, el impacto más positivo para el negocio lo proporcionaron los relativos a la innovación operativa y no la innovación orientada al cliente o a tecnologías más complejas, como era de esperar.

En muchos casos las compañías continúan con tecnología heredada a lo largo de los años, sin darse cuenta de los beneficios que las nuevas aportan, demorando así el beneficiarse de lo que la tecnología les ofrece. Aunque las aseguradoras están en muchos aspectos a la vanguardia de la TI innovadora o la ‘InsurTech’ , existe una cultura heredada subyacente que limita la capacidad de cambio operacional. Sin embargo, cuando el cambio de produce, obtienen muchísimas mejoras, mayor eficiencia y ahorro de costes.

El CEO dio un claro ejemplo cuando contó que se centró en reemplazar el proceso de firma manual por el electrónico. Los líderes de la organización decidieron analizar dónde estaban los puntos ineficientes en los procesos, en los cuales aumentaban los costes. Al implementar aplicaciones de servicios de contenido específicas, vieron una gran mejora y aumento de las ganancias operacionales. Todo eso por algo tan sencillo como: «Tenemos que pasar a firmar documentos digitalmente». La implementación de esta solución brindó la capacidad de redactar contenido, enrutar ese contenido para su aprobación y finalmente obtener una firma digital, permitiendo a la organización ser más eficiente y eliminar una gran cantidad de costes en el negocio de la noche a la mañana.

Por eso no hay que olvidar, cuando se vaya a analizar la tecnología o estrategia operativa, hacerse la siguiente pregunta: ¿Cuál es la cultura actual de la compañía? ¿Dicha cultura frena la capacidad para innovar?

Obtén más información en https://www.hyland.com/es-ES/seguros, o haciendo clic aquí.