equipoLa transformación digital ha revolucionado el sector asegurador dando paso a su evolución más disruptiva: co-crear y coopetir. Trabajar solo no es una opción en un entorno como el actual protagonizado por las nuevas preferencias y necesidades del consumidor. Es el momento de unir esfuerzos dentro del ecosistema insurtech para no quedarse atrás.

 Co-creación, la fortaleza del ecosistema de partners

La clave de la revolución está en el modelo colaborativo, clave para transformar el seguro y ofrecer a los consumidores lo que están esperando del sector.

Dejar de lado el aspecto de la competencia y focalizarse en los beneficios del ecosistema puede conllevar varios beneficios para el sector. Una colaboración genera más conocimiento al tener el radar activo de lo que está sucediendo en el mercado; mayor creatividad al observar qué hay fuera de la propia compañía; una rápida agilidad ya que se disponen de más recursos para abrir y cerrar más rápidos los proyectos; y competitividad. Todo esto lleva a una conclusión, la fortaleza número 1 del ecosistema es la co-creación.

De todos modos, esta co-creación no tiene por qué siempre ser con vistas al exterior. El sector asegurador está compuesto por el talento de la fuerza laboral y cada compañía debería ser capaz de apostar también a nivel interno. Se pueden lanzar retos al exterior, pero también a los propios empleados fomentando, por ejemplo, el intraemprendimiento.

 La ruta del ecosistema insurtech

Los seguros tienen el foco en la sociedad y la cultura interna juega un papel fundamental, aunque no el único.

En los próximos meses, la actividad del ecosistema insurtech irá ligada a tres grandes bloques. El bloque tecnológico que habilita la innovación (data, ciberseguridad, transformación de la tecnología…), el bloque de las personas, razón de ser del sector asegurador, y un último bloque vinculado al consumo, en el que el cliente quiere pagar por lo que realmente usa. Con estos propósitos claros, se trabajará conjuntamente para dar servicio a la sociedad. Ya sea colaborando con incubadoras de innovación o a través del venture capital, por ejemplo.

En definitiva, hay que acompañar la evolución con un trabajo conjunto porque crear esta red es fundamental para el desarrollo de la actividad empresarial de hoy en día y al poner la persona en el medio el sector será capaz de crear un escenario donde el seguro perdure. La competencia siempre va a existir, pero la coopetencia se ha hecho su hueco y ha venido para quedarse.

¿Te resulta interesante? Comparte:

 

Compartir
Artículo anteriorLos siete peores ciberataques de 2021
Artículo siguienteLas pymes españolas suspenden en ciberseguridad
En Duck Creek, estamos convencidos de que son las propias aseguradoras generales (P&C) quienes han de dar forma a su propio futuro, sin que este venga determinado por las tecnologías que utilizan. El cambio debe recibirse como algo positivo, no temerse; las ideas se deben de poder aplicar rápida y fácilmente, sin tener que recurrir a desarrolladores; y la complejidad debe abordarse desde la confianza, no con más complejidad.