ciberNTT Data analiza la relación entre la ciberseguridad y el sector asegurador e identifica cuatro retos crecientes en la operativa de las compañías:

  • Seguridad en la nube. Al buscar la optimización de las operaciones mediante la migración a la nube las aseguradoras han de ser capaces de equilibrar la productividad y la seguridad. Ello requiere de métodos y herramientas que funcionen sin problemas entre los proveedores de nubes públicas, privadas y las implementaciones en las instalaciones.
  • Negocio basado en los datos. La consultora considera fundamental que las entidades cuenten con una estrategia holística que abarque áreas como la privacidad de los datos, la gobernanza, la resiliencia, las auditorías, etc.
  • Más inteligente y automatizado. La automatización de las tareas repetitivas permite a los equipos de ciberseguridad concentrarse en actividades más productivas.
  • Entorno remoto de trabajo. Las aseguradoras han adoptado el modelo zero trust a la hora de proteger su entorno remoto de trabajo.

“Como la incertidumbre sigue siendo un elemento incontrolable pero omnipresente en estas compañías, la ciberseguridad destaca como un factor para tener en cuenta para completar esta transformación sin asumir riesgos que pongan en peligro el crecimiento del negocio”, afirma Natàlia Solé Riera, Head de Cloud, IM y Security de la firma.

Se puede acceder aquí al informe.