NO USAR ESTA FOTO - exclusiva de allianz patners ciberdelincuenciaCada vez estamos más expuestos a estafas y fraudes en la red y por ello es fundamental concienciar a los usuarios para que se preocupen por la protección y el cuidado de la información que dejan en Internet.

Los ciberdelincuentes se encuentran siempre al acecho de nuevas técnicas con las que atacarnos a los que estamos en condición de usuarios. Se aprovechan del desconocimiento general, y de esa forma, vulneran nuestras defensas. Por ello, hay que informarse detalladamente y adquirir una buena guía que nos prevenga de los ciberataques.

Según el último informe del Ministerio del Interior, en el periodo de 2020 a 2023, la ciberdelincuencia aumentó en nuestro país un 75%. El mayor uso de la tecnología, la facilidad con la que introducimos datos en la red, y las herramientas cada vez más sofisticadas que usan los ciberdelincuentes, son algunas de las causas que explican este incremento. Además, Internet se ha convertido en el canal para gestionarlo todo: desde una compra en unos grandes almacenes, una reserva en un restaurante o un cambio de condiciones en nuestra cuenta del banco.

Llegados a este punto en el que la red es el centro de nuestro día a día, podemos afirmar que solo hay dos tipos de usuarios: los que han sido pirateados y los que lo serán. Los casos más comunes de ciberdelincuencia son la suplantación de identidad, -especialmente, en redes sociales-, el phising o hackeo de las contraseñas bancarias para transferir dinero a otra cuenta y la copia de nuestras tarjetas de crédito o carding. Los ciberdelincuentes buscan y pretenden, obtener datos de tarjetas bancarias, para, posteriormente, utilizarlos en operaciones ilegales, sin dejar rastro alguno. Para evitarlo, debemos hacer caso omiso a mensajes (SMS), o emails que son spam, o provienen de un remitente desconocido. Ante la duda, siempre desconfiar. Muy recomendable, es realizar comprobaciones periódicas a todos los movimientos bancarios, para evitar sorpresas.

Sin embargo, la conclusión no es derrotista. Existen ciertos mecanismos que protegen nuestros datos y dificultan e impiden la actuación fraudulenta de los ciberdelincuentes. Por ejemplo, es fundamental introducir nuestros datos únicamente en páginas que conozcamos y nos inspiren confianza. Esta recomendación tan evidente se nos suele olvidar cuando queremos comprar productos nuevos, de páginas del extranjero o de marcas no reconocidas. Por eso es indispensable tirar de intuición y asegurarnos de que en la página aparece claramente el nombre del responsable de la tienda o el servicio.

También es importante fijarse en si la conexión es segura, es decir, si en la URL aparece un candado y la página empieza por “https”. Además, normalmente, las webs suelen contar con un código de buenas prácticas que no está de más comprobar y leer antes de introducir nuestros datos, así como asegurarnos de que existe el contacto del responsable para acudir a él en caso de fraude. Por supuesto, las redes wifi siempre deben ser privadas y seguras, y tenemos que evitar conectarnos a las que son públicas.

Para asegurarnos de que nuestros datos estén correctamente protegidos debemos saber que solo nosotros tenemos derecho a autorizar su uso y que todas las páginas cuentan con una política de privacidad que podemos elegir aceptar o no. También es fundamental no exponernos demasiado, obviando información importante como nuestro domicilio o teléfono personal.

En cuanto a los pagos, hay que evitar enviar dinero en efectivo y dar prioridad a los ewallet y a las tarjetas prepago para que la transacción no se haga directamente a través de una tarjeta de crédito. También es recomendable activar la opción ‘Secure NFC’ en las opciones móviles para que actúe de mediador en los pagos y nuestros datos cuenten con mayor protección.

En Allianz Partners, nos encargamos de apoyar a nuestros clientes para que sus datos estén correctamente protegidos. También trabajamos para asesorar y defender a aquellas personas que hayan sido víctimas de ciberdelincuencia, para acompañarlos en el proceso legal. Toda precaución es poca para que el suceso no termine en tragedia.


Sobre el autor del contenido:

Alessandro Belotti es Team Leader IT Assistance en Allianz Partners España