Repartidor de Deliveroo en bici

Los 35.000 repartidores que colaboran con Deliveroo en todo el mundo contarán con un seguro de Accidentes gratuito. A través de la británica QOVER, este seguro permitirá reclamar los costes de periodos de incapacidad si no pueden trabajar como resultado de un accidente o lesión mientras reparten. La cobertura será efectiva con independencia del medio de transporte utilizado por el repartidor y se aplicará mientras los ‘riders’ están fuera de su vehículo de reparto y a aquellos que realizan las entregas a pie. Además, tendrán acceso a un seguro de Responsabilidad Civil, que cubrirá hasta los cinco millones de euros.

El seguro incluye la cobertura de hasta el 75% del ingreso bruto medio por incapacidad temporal de hasta 30 días; hasta 7.500 euros en gastos médicos; 50 euros por noche en el hospital hasta dos meses y hasta 2.000 euros en tratamientos dentales.

El seguro de Accidentes entrará en vigor en mayo, mientras que la responsabilidad de terceros lo hará entre mayo y julio.

“El lanzamiento de este seguro persigue proteger la flexibilidad que, según diversas encuestas de la compañía es uno de los aspectos más valorados por los ‘riders’, así como ofrecerles una mayor seguridad mientras colaboran con los repartos de Deliveroo”, afirman desde la compañía.

Casi 11 millones de euros en su programa de seguros

La startup, que gestiona el reparto de comidas a domicilio, ha anunciado que dedicará 13 millones de dólares (10,9 millones de euros) a este programa de seguros para los 12 mercados en los que opera. Inicialmente, facilitará esta cobertura en el Reino Unido, Irlanda, Italia, España, Bélgica, los Países Bajos, Singapur y Hong Kong, Australia, los Emiratos Árabes Unidos y continuará en Francia. Finalmente está previsto que lo extienda a Alemania.

Ante las críticas recibidas sobre la cobertura del 75% de los ingresos, el CEO y fundador de la compañía Will Shu, ha afirmado que les gustaría “ir más allá” en cuanto a estos beneficios, pero están limitados por la ley, ya que corren el riesgo de que puedan ser considerados personal por cuenta ajena, cuando se trata de trabajadores por cuenta propia.