sistemas conducción autoLas compañías de seguros están mostrando mucho interés en comprender mejor el efecto de los sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS) en el coste de los siniestros. Sin embargo, la inconsistencia y la falta de definición de la industria del automóvil a la hora de clasificar estas características está dificultando el camino de las aseguradoras que quieren entender dicho efecto. Es necesario reducir el ruido de la nomenclatura para poder desarrollar mejores clasificaciones en función del tipo de características en cualquier vehículo en particular y cómo esas características podrían contribuir a una conducción más segura.

Cuando hablamos de información del vehículo, estamos hablando de tres tipos:

  1. Datos de fabricación del vehículo, que podría identificarse con el “certificado de nacimiento del vehículo”
  2. Datos del historial del vehículo, que es todo lo que le ha sucedido al vehículo desde que salió de la línea de montaje.
  3. Datos del automóvil conectado, que indican lo que está sucediendo con el vehículo en tiempo real

Estimamos que más de la mitad del sector asegurador en Estados Unidos tiene en mente los sistemas ADAS, pero aún no lo está usando en su tarificación. También calculamos que aproximadamente otro 20% de las aseguradoras solo ofrecen un descuento para ADAS. Nuestra misión es mejorar la información obtenida a partir del número de bastidor, de modo que las compañías puedan incorporar información ADAS en su proceso de suscripción, de la misma manera que se han estado incorporando los atributos tradicionales del vehículo.

¿Qué quieren decir realmente los fabricantes de automóviles cuando nombran una función ADAS?

La falta de estandarización es un obstáculo para comprender las características ADAS y cómo podrían afectar estas al riesgo. Hay docenas de fabricantes de automóviles y cada uno denomina a su manera las diversas funciones que en muchos casos pueden ser distintas y en otros hablamos de las mismas. A menudo, esto se hace para distinguir la marca y adaptarse a su lenguaje y terminología, pero se crea una enorme complejidad adicional para comprender con precisión que hay detrás de cada denominación.

El desafío que esto presenta para las aseguradoras es considerable. Por ejemplo, hay aproximadamente 60 formas de nombrar la función de prevención de colisiones. Para complicar aún más el problema, incluso la misma marca nombra a la misma característica de manera diferente de un año a otro si se produce cambios de modelo y versión creando, por ejemplo, paquetes de opciones y terminaciones con su propio nombre que contienen múltiples características.

Hemos descifrado el jeroglífico de la clasificación ADAS

Para abordar este problema, hemos creado un sistema de clasificación que elimina la complejidad de los nombres de las funciones ADAS para que se pueda hacer un mejor uso de esta información en la tarificación. Nuestro esfuerzo ha sido doble: no solo hemos normalizado según la nomenclatura y categorizado según lo que hace cada función. Nuestro sistema de clasificación se extiende más allá del modelo de comportamiento ADAS tradicional de Activo, Alerta y Asistencia para crear un modelo más descriptivo que categoriza una función de acuerdo con el objetivo o propósito de su diseño.

Construir la matriz en base al comportamiento y objetivo con un mayor nivel de detalle ofrece una imagen mucho más clara del mundo ADAS y así poder proporcionar una mejor visión del riesgo en suscripción y en ejercicios de modelización estadística. Nuestra solución también suministra información sobre la disponibilidad de una función según el comportamiento de compra del conductor. Por ejemplo, ¿un vehículo no está equipado con una función porque no estaba disponible en ese modelo o porque el consumidor eligió no comprar esa función como una opción?

Desde LexisNexis Risk Solutions accedemos a los datos ADAS de fabricación de vehículos desde el mismo número de bastidor y así tener certeza de lo que realmente equipa el vehículo en cuestión. Nuestro sistema de clasificación actualmente cubre 58 funciones ADAS, y creemos que captura toda la compleja realidad de mercado hoy en día y además algunas cosas que los fabricantes de automóviles planean lanzar en los próximos años. Las 58 funciones (actualmente) están agrupadas de una manera coherente en grupos y subgrupos para facilitar todavía más su interpretación. Y la clasificación está “viva” actualizándose a la realidad del mercado de auto.

Bienvenido a un nuevo hito para el rating de los seguros

Creemos que entender mejor el equipamiento ADAS de los vehículos es la próxima frontera para hacer el rating de los seguros. Estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que esté preparado para esa aventura.

Próximamente explicaremos cómo puede mejorar su negocio aprovechando la creciente tendencia de los sistemas ADAS.

En nuestra web encontrarás más información acerca de las soluciones que tenemos para aseguradoras.

Si deseas ponerte en contacto con nuestro equipo comercial, escríbenos.