El Pleno del Parlamento Europeo votará en la semana del 11 al 14 de febrero el texto de la Directiva de Seguro de Autos. La propuesta fue modificada hace unos días en la Comisión de Mercado Interior, con 34 votos a favor, 1 en contra y 2 abstenciones. Una vez visto por la Eurocámara, el texto tendría que ser acordado con el Consejo antes de convertirse en directiva.

La propuesta acordada en la comisión tiene por objeto cubrir lagunas y mejorar la actual Directiva en cinco ámbitos: indemnización a las víctimas de accidentes en caso de quiebra de un asegurador; importes mínimos de cobertura; controles de los Estados miembros sobre el seguro; uso de las declaraciones de historial de siniestros y ámbito de aplicación.

Sobre este último punto, se ha acordado que bicicletas eléctricas, segways y scooters eléctricos queden excluidos del ámbito de aplicación de la directiva, ya que son «más pequeños y, por lo tanto, es menos probable que causen daños significativos a las personas o a los bienes que otros vehículos [como automóviles o los camiones]», según explican los eurodiputados, que añaden que su inclusión “también socavaría la aceptación de estos vehículos y desincentivaría la innovación”.

En todo caso, corresponderá a los Estados decidir a nivel nacional cómo proteger a las partes potencialmente lesionadas por estos vehículos.

Revisión a los cinco años para abordar «vehículos autónomos y semiautónomos»

También se excluyen los vehículos destinados exclusivamente a la práctica de deportes de motor, ya que generalmente están cubiertos por otras formas de seguro de Responsabilidad Civil y no están sujetos al Seguro Obligatorio de Automóvil cuando se utilizan exclusivamente para una competición.

A más tardar cinco años después de la fecha de transposición de la directiva, la Comisión Europea debe evaluar, entre otras cosas, la aplicación de estas normas a los avances tecnológicos, en particular a los «vehículos autónomos y semiautónomos».

La eurodiputada checa Dita Charanzová, ponente del proyecto de directiva, señalaba: “Hemos encontrado un buen equilibrio entre una mayor protección de las víctimas de accidentes y la prevención de un exceso de reglamentación absurdo. El seguro de Autos no debe ser requerido para cualquier cosa que tenga ruedas y motor, como los juguetes de los niños o las bicicletas eléctricas. Esto solo aumentaría las primas para los propietarios y ralentizaría la adopción de vehículos alternativos. Estoy contento de que las e-bikes estén excluidas».

Armonización de las indemnizaciones mínimas

Las víctimas de accidentes causados por un vehículo asegurado en una empresa insolvente pueden quedar actualmente sin indemnización o sufrir retrasos en el pago. Por ello, las nuevas normas obligarán a los organismos nacionales de indemnización a sufragar los costes derivados de las reclamaciones en caso de insolvencia de la compañía de la parte responsable. Los eurodiputados se aseguraron de que estas víctimas tengan derecho a una indemnización en un plazo máximo de seis meses.

Para garantizar el mismo nivel mínimo de protección de las víctimas, la propuesta armoniza los importes mínimos obligatorios de cobertura en toda la UE, sin perjuicio de las garantías más elevadas que puedan prescribir los Estados miembros:

  • Para los daños corporales: 6.070.000 euros por accidente, independientemente del número de víctimas, o 1.220.000 euros por víctima.
  • Para los daños materiales: 1.220.000 euros por siniestro, independientemente del número de víctimas.

Por otra parte, se permitirá el control transfronterizo de los vehículos por parte de los aseguradores con el fin de abordar de mejor manera la conducción sin seguro. Por lo que se refiere al historial de siniestros, la propuesta pretende garantizar que las compañías tramiten los siniestros de manera no discriminatoria, con independencia de la nacionalidad o del país de residencia anterior de un ciudadano en la UE.

“Hemos creado un fondo para asegurar que todos sean compensados por un accidente, incluso si una compañía de seguros se declara en bancarrota, y hemos aumentado la aplicación de la ley contra los vehículos no asegurados. Los Estados miembros pueden ahora comprobar si los vehículos están asegurados con escáneres. Sin embargo, la privacidad de los ciudadanos seguirá estando protegida, ya que todos los datos se borrarán inmediatamente cuando se demuestre que un coche tiene seguro. Esto es una victoria para unas carreteras más seguras», apunta Charanzová.