inteligencia artificial miedos hombres negocios empleo desempleo desconfianzaInfoJobs ha llevado a cabo una encuesta para identificar cuál es la percepción general sobre el impacto y los riesgos del uso de la IA en la fuerza de trabajo. Según reflejan los resultados, 2 de cada 5 trabajadores (37%) opinan que la IA podría sustituir a gran parte de las plantillas, lo que conllevaría un alto nivel de despidos.

Este dato ha aumentado en 18 puntos porcentuales al registrado en marzo de 2023 (19%). Además, la preocupación por el impacto de la IA en el propio puesto de trabajo aumenta y si el año pasado era baja para la mayoría (63%), en este, el nivel de preocupación medio supone ya el 57%. En cuanto a las desventajas que puede causar la IA, para el 50% la más alarmante es la sustitución de empleados por este tipo de herramientas, seguida de la falta de empatía o inteligencia emocional (39%) y el aumento de la dependencia tecnológica (37%).

Sin embargo, los usuarios también ven el lado positivo de la IA. Las principales ventajas observadas son: la automatización de tareas repetitivas, (34%) y la reducción de costes, con el 29%. Resulta significativo que quienes están más cercanos al uso de herramientas de IA, los usuarios activos, sean aquellos que en mayor proporción perciben sus ventajas. De forma que los porcentajes de estas se incrementan frente a aquellos que declaran no usarlas, pero al sugerirles opciones, las utilizan (usuario pasivo) y a quienes declaran no utilizarlas (no usuarios): la automatización de tareas que son repetitivas (46% de los usuarios activos vs. 41% de los pasivos y el 25% de los no usuarios), y la reducción de costes (38% de los usuarios activos vs. 38% de los pasivos y el 21% de los no usuarios).

El estudio señala que las principales preocupaciones respecto al uso de la inteligencia artificial (IA) en el ámbito laboral son la posible sustitución de empleados, citada por el 50% de los encuestados, seguida por la falta de empatía o inteligencia emocional (39%), y el aumento de la dependencia tecnológica (37%). Además, se destaca que los empleados que utilizan más la IA son quienes perciben más desventajas. Sin embargo, un pequeño porcentaje de usuarios activos (6%) no ve ninguna desventaja en su uso, en contraste con el 5% de los usuarios pasivos y el 16% de los no usuarios.

Finalmente, en cuanto al grado de optimismo respecto al uso de la IA en el ámbito laboral, el estudio revela que está correlacionado con la cercanía a estas herramientas. Los usuarios activos de IA muestran mayor curiosidad (6,4), tranquilidad, seguridad y entusiasmo (6,2 cada uno), mientras que los usuarios pasivos son más apáticos (5) y cautelosos (4,5). Por otro lado, los no usuarios reflejan un balance emocional negativo, sintiéndose amenazados (5,2), inseguros (5) y desconfiados (4). Además, se observa una brecha generacional, con mayor pesimismo, indiferencia y desconfianza entre las personas de mayor edad, mientras que los jóvenes experimentan más tranquilidad y curiosidad ante la IA.