cerrado cartel negocioLa transformación digital es un destino seguro para las empresas españolas. Una de cada tres reconoce estar preparada para afrontarla, pero lo cierto es que muchas todavía desconocen las oportunidades y riesgos que esta transformación implica. Todavía queda camino por recorrer, como evidencia el hecho de que sólo el 60% de las empresas del país utiliza un sistema EDI (Intercambio Electrónico de Datos), el 27% un CRM (Sistema de Gestión de Datos de Clientes) y sólo el 16% de las empresas canales de venta online.

Con la transformación digital crece el uso de Internet, proliferan los datos en la nube y, con ello, se intensifican los ciberataques. Solo durante el año pasado, se registraron 123.000 incidentes en España, cifra récord y un 6,7% superior al año anterior, según el Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (Incibe).

El 40% de las compañías que fueron víctimas de un ataque se vio obligada a interrumpir su actividad, con el consecuente impacto sobre su facturación. El 39% perdió información confidencial, el 32% vio cómo los ataques afectaron a la calidad de sus productos o servicios, el 29% ocasionaron daños a propiedades físicas y el 22% dañaron el bienestar de las personas.

La pyme española gasta unos 74.000 euros en un incidente de seguridad

Las empresas más pequeñas se han convertido en un objetivo directo, pues son las más vulnerables: invierten menos en ciberseguridad, pero manejan gran cantidad de información confidencial, desde datos bancarios de clientes hasta información sobre proveedores. Cada incidente de seguridad cuesta a las pymes españolas una media de 74.000 euros, con lo que la custodia de datos se convierte en un asunto estratégico y vital para las empresas. La ciberseguridad empieza a ser prioridad para la pyme española: el 75% de las grandes corporaciones y el 69% de las pymes invierte en esta cuestión cerca del 22% de su presupuesto TI. Ransomware, phising, hacking, malware, cryptolocking… Los ciberdelitos se han sofisticado, pero muchos de ellos son evitables, sobre todo en el caso de las pymes, que disponen de escasos recursos para prevenir y protegerse de los ataques informáticos.

Las empresas con menos recursos parten del falso convencimiento de que la ciberseguridad es muy cara, relegando esta cuestión a un segundo plano y dejando las puertas abiertas a los ciberdelincuentes. Ante esto, la consultora tecnológica ANCO destaca la importancia de contar con soluciones de seguridad que cubran la infraestructura tecnológica de cualquier pyme.