fintechLa digitalización ha sido una consecuencia directa de la crisis del Covid-19 y empresas y usuarios han descubierto las posibilidades de la migración a lo digital. Las tendencias están cambiando, tanto en las nuevas formas de consumo como en las alternativas para una correcta gestión de las finanzas. Según un estudio realizado por Qonto, “la innovación ha superado a la tradición, precisamente por el surgimiento de nuevas necesidades como la rapidez, la sencillez, la accesibilidad 100% online, una mayor independencia, transparencia y una atención al cliente ágil, práctica y resolutiva; entre otras”.

Desde hace tiempo, en el sector financiero, los ojos han estado puestos en las Fintech, especialmente en los neobancos, por suplir las carencias de la banca tradicional y porque sus propias funcionalidades han conseguido hacerlos protagonistas dentro de un ecosistema muy competitivo. De hecho, según el estudio, casi un 50% de pymes y startups ha considerado la posibilidad de cambiarse a otra entidad bancaria y un 70% se ha planteado unirse a un neobanco.

Nuevas formas de consumir productos financieros

Según el informe ‘El consumo bajo la lupa del Covid-19’, elaborado por Bnext, el gasto disminuyó un 46% entre los jóvenes durante la cuarentena. Y es que no solo se ha reducido el consumo en los sectores tradicionales, sino que, en esta nueva situación, la forma de consumir productos financieros también cambiará buscando las mejores soluciones en cuanto a calidad-precio.

Mientras las startups financieras del sector bancario son 100% nativas digitales y desarrollan su labor en un medio que conocen, la banca tradicional está teniendo que adaptarse a marcha forzada. Esto supone un cambio en la vida del usuario en favor de las primeras, que pasan de convertirse de alternativa a realidad, con la propuesta de evitar la exclusión financiera.

“La tecnología ha permitido empoderar a los usuarios de las fintech haciendo que sean ellos quienes decidan sobre su vida financiera, pero ahora también les damos capacidad total de decisión para contratar los servicios financieros que quieren, sin papeleos y burocracias innecesarias, una realidad que todavía no ofrece la banca tradicional”, destaca Guillermo Vicandi, CEO de Bnext.

Ante la reciente situación vivida, los usuarios van a exigir otro tipo de relaciones y experiencias. Cada vez son más los que buscan información sobre ciertos productos antes de decantarse por uno, y entre los retos del sector está el de innovar en la forma en que el usuario puede consumirlos. Un ejemplo de esto es el Marketplace de Bnext, que integra los productos de 14 partners permitiendo al usuario elegir desde productos de ahorro e inversión a seguros, pasando por hipotecas o relacionados con viajes. “Esto es un aspecto esencial para que el usuario tome el control de su dinero”, señala Vicandi.

Nueva cultura bancaria

Las fintech han sabido responder dentro de un ecosistema bancario cada vez más sesgado y competitivo, adaptando sus funcionalidades y servicios. Social Payments, Shared Accounts, IBAN Español, cero comisiones, notificaciones instantáneas, incorporación de aplicaciones como Google Pay o Apple Pay, son solo algunas de las respuestas ofrecidas a las demandas de los usuarios.

Las nuevas formas de consumo son evidentes. Y no solo las tarjetas virtuales, que se han incrementado aumentando hasta en un 32% frente a los datos registrados antes del coronavirus, sino también las criptomonedas. Los usuarios han descubierto en estas últimas una herramienta cómoda y segura a la hora de realizar sus pagos online.

Todos estos nuevos actores, no solo de forma independiente, sino también por su colaboración conjunta, están marcando un antes y después en la cultura bancaria. Esta se está transformando y normalizando cada vez más. Se está produciendo una migración de los servicios a través de herramientas online hacia lo digital.

El potencial de la digitalización ha impregnado tanto a los sectores B2B como B2C con el uso de Big Data, IA y Machine Learning, entre otros, que están permitiendo automatizar servicios y dar sentido a la gestión de las finanzas sin que esto resulte un proceso tedioso y complejo. Las fintech serán líderes de la innovación en esta nueva realidad.