rrssUn estudio realizado por Cigna Healthcare revela que el 70% de la población española admite no utilizar de manera adecuada las redes sociales, lo que puede estar relacionado con problemas de salud mental, como la baja autoestima, trastornos del sueño, ansiedad y estrés si se usan de manera compulsiva.

Las redes sociales son herramientas que pueden favorecer la socialización y el aprendizaje, pero resulta necesario ser consciente de los peligros que acarrean y buscar un uso equilibrado. Esto es especialmente notable en la población nativo-digital; es decir, la Generación Z, que ha crecido con las nuevas tecnologías desde el inicio y que es la que, especialmente, muestra altos índices de uso compulsivo de redes sociales, lo que puede llevar a afecciones mentales. De hecho, tal y como señala el Instituto Nacional de Estadística (INE), hasta un 93% de los españoles entre 16 y 24 años utiliza estas herramientas a diario.

La Generación Z, especialmente, muestra altos índices de uso compulsivo de redes sociales, lo que puede llevar a afecciones mentales, como la ansiedad, estrés o incluso alteraciones del sueño. Además, la interacción social únicamente a través de una pantalla puede generar un alejamiento del contacto directo con las personas. Es más, según el estudio Cigna Well-Being 360, un 70% de la población española considera que no hace un uso adecuado de las redes sociales o que tiene cierta adicción, siendo este problema de uso excesivo de redes sociales una cuestión de sanidad pública, tal y como reconoce la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por ello, los expertos de Cigna Healthcare aconsejan marcar límites de tiempo en las redes sociales y ofrecen pautas para un uso saludable de estas, incluyendo la necesidad de combatir el insomnio tecnológico, evitar