smart contractsEl 55% de los españoles considera el smartphone como una herramienta esencial en su vida, tanto personal como profesional y un 43% lo califica de importante, dedicándole, por tanto, un presupuesto significativo paralelo al rol que estos aparatos desempeñan en su vida.

Sin embargo, solo un 15% cuenta con un seguro específico para protegerlo frente a situaciones de pérdida, robo o rotura, según se desprende del I Estudio sobre el impacto emocional y económico del uso del móvil entre franceses y españoles, realizado por SFAM e IPSOS y dado a conocer con motivo del Mobile World Congress, que se celebra en Barcelona.

El estudio incide en que los teléfonos y otros dispositivos móviles como ordenadores o tablets forman parte de la rutina personal y profesional de los españoles: un 42%, invierte entre 200 y 500 euros en la compra del teléfono móvil y el 23% destina más de 500 euros. En la compra de otros dispositivos tecnológicos como ordenadores, tablets, weareables o drones el presupuesto para un 28% de los individuos oscila entre 1.000 y 3.000 euros.

En lo que al seguro se refiere, el estudio indica que los más precavidos son los jóvenes de entre 18 y 29 años que hasta en un 26% decide apostar por un seguro para dispositivos multimedia frente al 12% de usuarios de mayor edad. Por franjas de edad, los jóvenes de entre 18 y 29 años también son los que más presupuesto dedican a la compra de dispositivos móviles: el 24% invierte entre 500 y 1000 euros en la compra de su smartphone frente al 19% de los otros grupos de edad.

En torno al 22% de los españoles ha perdido o le han robado el teléfono móvil

En cuanto a pérdida y robo, al 15% de los españoles le han robado el móvil y un 7% lo ha perdido. Solo una de cada cinco personas contaba con un seguro para hacer frente a esta situación con un sistema de garantías. Los dispositivos móviles suelen almacenar archivos e información privada de sus propietarios, motivo por el que casi la mitad de los encuestados equipara la pérdida del móvil con la de su propia privacidad; un 46% con perder una extensión de su memoria y un 30% con la pérdida de algo tan valioso como las llaves de casa.

Es llamativo el bajo porcentaje de aseguramiento teniendo en cuenta la repercusión que tiene la desaparición, pérdida o si deja de funcionar el móvil, lo que provoca un alto nivel de ansiedad que varía en función de la situación: casi un 40% siente desasosiego si su móvil deja de funcionar, un 65% siente ansia si pierde el móvil y un 72% afirma que viviría con bastante o mucha ansiedad un robo de su dispositivo móvil.

Seguridad y control de la salud, lo más demandado

Cada año, la industria móvil presenta nuevos modelos con funcionalidades innovadoras. Preguntados por las funcionalidades que preferirían en el futuro, el 36% de usuarios españoles se decanta por un sistema de seguridad a prueba de hackers, un 25% por una cámara potente y un 20% por un sistema que le informe cada mañana sobre su estado salud.