ciber ataqueLa expansión de los seguros cibernéticos, una línea de productos de rápido crecimiento en el sector de los seguros de Daños a nivel mundial, sigue siendo fuerte. En opinión de Fitch, es probable que los resultados de las aseguradoras cibernéticas se recuperen, debido a los significativos aumentos de precios y a las normas de suscripción más estrictas. Pero advierte: “La experiencia de siniestros en este segmento seguirá siendo más volátil que en otros ramos de No Vida”.

Explica la agencia que el riesgo cibernético es una preocupación crítica creciente para las organizaciones y entidades públicas en todo el mundo, a medida que aumenta la utilización y la dependencia de la tecnología de la información y los dispositivos digitales. Las amenazas de intrusiones en la red, el malware y la actividad de suplantación de identidad no cesan. El reciente aumento de los incidentes de ransomware hace necesaria una nueva protección y tácticas defensivas.

Las aseguradoras son un recurso clave para las empresas a la hora de abordar estos riesgos. Además de proporcionar indemnización por responsabilidad civil y otras pérdidas, las aseguradoras participan en la evaluación de riesgos de los asegurados y en los esfuerzos de mitigación, junto con las actividades de reparación y recuperación de pérdidas en el caso de un evento cibernético.

Mitigar los riesgos

Medir el riesgo de pérdida acumulada para una cartera de ciberataques es un reto, ya que el riesgo puede estar concentrado en un pequeño grupo de proveedores y no está restringido por la geografía. Las mayores pérdidas han llevado a las aseguradoras a revisar las directrices de las pólizas de suscripción, aumentar las retenciones de las pólizas y revisar tanto los límites como el lenguaje de las pólizas para ayudar a gestionar y mitigar las exposiciones sistémicas.

Las infraestructuras básicas con vulnerabilidades a los ciberataques son una fuente de grandes pérdidas potenciales que aumentan la demanda de protección y mitigación de riesgos.

El seguro cibernético tiene unas primas anuales estimadas de entre 8.000 y 10.000 millones de dólares. Según las previsiones de los expertos del sector, alcanzarán hasta los 22.500 millones de dólares en 2025, a medida que la demanda de cobertura se amplíe con el reconocimiento de las amenazas. Estados Unidos es, con cierto margen, el mayor mercado de ciberseguros, con casi 5.000 millones de dólares en primas escritas directas reglamentarias y un crecimiento anual de las primas del 74% en 2021.