estudios y análisis

Las insurtech son el motor de la innovación. El uso de la tecnología blockchain se encuentra actualmente en una fase temprana de desarrollo. La distribución online parece más difícil de lo previsto y combatir el fraude es más fácil con la tecnología.

Estas son las principales conclusiones del informe ‘Digital Transformation in Insurance Survey 2018’, publicado por FRISS, proveedor mundial de soluciones de riesgo y fraude para la industria de seguros de No Vida. La encuesta, en la que participaron más de 170 profesionales de seguros de varios países de todo el mundo, demuestra que la industria se está poniendo al día.

La transformación digital como motor

La transformación digital de la industria aseguradora está en pleno apogeo, se destaca en el informe, que apunta que el sector es muy consciente de que este proceso no es algo meramente agradable, sino que es cada vez más el motor de la industria. “Sin embargo, no todos los desarrollos parecen penetrar en todo el sector de forma natural y el ritmo es más lento de lo esperado”, se matiza. Las empresas que lideran el camino, por lo tanto, asumen un mayor liderazgo y las empresas más lentas tendrán que hacer un gran esfuerzo para evitar un atraso tecnológico insuperable, según indica el informe.

Insurtech, sí; blockchain, con ciertas dudas

De acuerdo con el informe, el 88% de las aseguradoras está convencida de que las insurtech ofrecen grandes oportunidades. Si bien es cierto que uno mismo puede desarrollar una tecnología específica, a muchas empresas les gusta utilizar la experiencia de compañías de seguros especializadas para apoyar la transformación digital, por ejemplo, para el desarrollo de aplicaciones móviles, machine learning, IA, bots o blockchain.

El número de áreas a desarrollar es amplio, como es lo es la velocidad y la complejidad. La mitad de las aseguradoras está trabajando en aplicaciones de tecnología de seguros o realizando experimentos con estas aplicaciones. El 19% ya está invirtiendo en ello. Para las insurtech, la cuestión es si `hacer’ o `comprar’. Puede hacerlo uno mismo, pero también puede mantenerlo e innovar más. La cooperación en este ámbito ofrece oportunidades. El 11% de las aseguradoras incluso considera comprar compañías de seguros para asegurar la continuidad del mantenimiento y la innovación.

El informe indica que el uso de la tecnología blockchain se encuentra actualmente en una fase temprana de desarrollo, pues el 44% de las aseguradoras aún no sabe si la tecnología podría ser útil o no. Aquellos aseguradores que lo han considerado, piensan que podría ser útil para simplificar las transacciones, facilitar el proceso de reclamación o reducir el fraude. El 21% está pensando en probarlo; solo el 2% ha comenzado realmente.

Distribución online y fraude

La distribución o nline parece más difícil de lo previsto, apunta el informe entre otras conclusiones . “Parece lógico e incluso necesario que las aseguradoras cambien a canales de distribución on line”, se afirma. Son muchas las que establecen canales directs junto a agentes o asesores tradicionales y algunas incluso solo utilizan canales en línea. Sin embargo, este desarrollo no parece estar ocurriendo tan rápido como se esperaba. “El 69% de las aseguradoras tiene alguna forma de distribución online. Una encuesta similar de 2016 mostró que en ese momento era del 65%, lo que supone un aumento de solo el 4%. Sin embargo, el 45% de las aseguradoras que todavía no tiene un canal en línea actualmente dice que quiere darse cuenta de esto en el próximo año”, se apunta.

Combatir el fraude es más fácil con la tecnología

A medida que se aceleran los procesos para proporcionar un servicio mejor y más rápido a los clientes, es lógico esperar que también aumente el número de defraudadores o de reclamaciones fraudulentas que no son descubiertas por la gestión de reclamaciones. Es posible hacer que el proceso automatizado de manejo de reclamos sea rápido y amigable para los clientes honestos.

Al mismo tiempo, es posible simplificar los procesos, reducir los riesgos y prevenir y detectar más fraudes. El 32% de las aseguradoras utiliza ahora la tecnología para la prevención del fraude, un 48% para determinar el nivel de las primas y el 45% para apoyar la suscripción.