Fraude al seguro

FRISS ha publicado un estudio que revela los desafíos y las oportunidades de las soluciones de software que utilizan las aseguradoras en sus esfuerzos por combatir el fraude durante todo el ciclo de vida de la póliza.

El tema común es el desafío de los datos; desde la suscripción hasta los siniestros y las investigaciones especiales, ya que la dificultad radica en aprovechar los datos de manera oportuna para responder rápidamente cuando se detecta un fraude.

El estudio reunió las opiniones de más de 400 profesionales de seguros de todo el mundo y proporciona información sobre temas como esquemas de fraude, desafíos de datos y automatización de procesos, entre otros. Hay que destacar que las encuestas bienales anteriores de FRISS indican que los profesionales de seguros han tenido problemas debido a la escasez de datos, ya sea debido a datos internos de mala calidad o al acceso limitado a fuentes de datos externas.

Los hallazgos clave del estudio sobre el fraude incluyen:

  • La aceleración de la digitalización debido a la pandemia. El informe de FRISS indica que las aseguradoras deben continuar abordando su deuda tecnológica mediante la digitalización de los procesos principales, la migración a la nube y la adopción de modelos de abastecimiento flexibles. Las aseguradoras están utilizando un enfoque de varios niveles para minimizar el riesgo de fraude, y mejorar la protección al momento de la suscripción es definitivamente un área de interés. Si bien estas tendencias continúan, las aseguradoras también están mejor posicionadas para aprovechar las herramientas digitales para combatir el fraude de principio a fin.
  • Los estafadores siguen siendo creativos. Los estafadores continúan perpetrando esquemas contra las aseguradoras e inevitablemente trabajan para explotar las brechas emergentes del sistema, y continúan aumentando el coste del seguro para los consumidores honestos. Para el 41% de los encuestados, mantenerse al día con el modus operandi del estafador fue su mayor desafío para responder eficazmente al fraude. Los principales esquemas de fraude que aumentaron en popularidad el año pasado son las denuncias de lesiones falsas, la no divulgación de información relevante y los accidentes simulados. Además, en 2021 se detectó un aumento de los siniestros sospechosos de ser fraudulentos de hasta el 20%.
  • Datos cruciales para combatir el fraude. Tener los datos correctos en el lugar adecuado y en tiempo real es esencial para mejorar la detección del fraude. Dado que muchas aseguradoras utilizan procesos digitales para casi todas sus operaciones, la capacidad de ver datos en tiempo real que identifiquen posibles fraudes es enormemente beneficiosa durante todo el ciclo de vida de la póliza, desde las solicitudes de pólizas de titular de póliza (primera parte) hasta la suscripción y, por supuesto, a medida que se informan los siniestros. La dificultad radica en aprovechar los datos de manera oportuna para responder rápidamente cuando se detecta un fraude. Así entre los principales desafíos en la lucha contra el fraude, la encuesta apunta nuevamente a la protección de datos y la privacidad, la calidad de los datos internos y el acceso inadecuado a los datos externos.
  • La optimización ha llegado. El futuro de la detección de fraude radica en el uso de tecnologías avanzadas para admitir modelos en tiempo real, de gran volumen y de alta precisión para el fraude de siniestros y suscripciones. Los encuestados ven beneficios significativos en el software de detección de fraude, entre ellos: mejorar el ratio de siniestralidad (59% de los encuestados); anticiparse en el desarrollo de esquemas de fraude (53%); y aumentar la eficiencia de los investigadores (52%).

Finalmente, Friss señala que “un enfoque híbrido de experiencia humana y modelos predictivos será esencial para prevenir pérdidas. Esto reducirá los costes de la suscripción y la gestión de siniestros al eliminar los pasos innecesarios y propensos a errores y permitirá el descubrimiento de tendencias de comportamiento sospechosas en los datos. Esto no solo puede aumentar los resultados de los datos existentes, sino que también daría a las aseguradoras una ventaja a la hora de identificar los cambiantes esquemas de los estafadores”.