ciberseguros

Un área de interés relativamente nuevo en el sector asegurador, pero creciente, es el riesgo cibernético. La presidenta de Insurance Europe, Michaela Koller, afirma que el desarrollo del mercado de los ciberseguros es actualmente “limitado”, debido a la falta de datos disponibles sobre ciberataques para que los aseguradores los analicen.

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos exigirá a las empresas que notifiquen a sus autoridades nacionales en caso de infracción. Por lo tanto, demandan desde la federación, “pedimos a los responsables políticos de la UE que pongan estos datos a disposición de las aseguradoras de forma anónima, para que puedan perfeccionar la protección que ofrecen a los clientes”.

En línea con lo anterior, “pedimos a los gobiernos que sensibilicen, en particular a las pymes, para que sean más resistentes a la delincuencia online y sepan qué hacer en caso de ataque”. Para ello, Insurance Europe ha desarrollado una plantilla conforme al Reglamento de Protección de Datos “para facilitar a las empresas el suministro de información sobre violaciones de datos a sus autoridades nacionales”.

Por lo que se refiere a la digitalización de la sociedad y los consumidores, Insurance Europe reclama a los responsables políticos que garanticen normas que ayuden a que los productos de seguros sean “fáciles de usar y adecuadas para el futuro”.  “Lamentablemente, actualmente no es así, por lo que pedimos a la Comisión que revise estas normas”, advierte.

La preservación de la Directiva de Autos para el coche autónomo “es una prioridad”

En declaraciones en exclusiva coincidiendo con la organización esta semana en Madrid de la Conferencia Internacional Anual de Seguros, Koller hace hincapié también a otra cuestión importante sobre la que sector está poniendo el foco, como es el tema de los vehículos conectados y autónomos.

Insurance Europe ha participado en varias iniciativas de la Comisión Europea. “La primera era garantizar que los conductores tuvieran el control de los datos producidos por los vehículos conectados y autónomos. Con este fin, apoyamos la campaña #Data4Drivers, que pide a la Comisión que tome medidas para garantizar que sean los conductores los que mantengan el control de los datos de sus vehículos”, informa Koller.

El segundo flujo de trabajo se refiere específicamente a los vehículos autónomos y a la necesidad de adaptar las normas de responsabilidad actuales para permitir que dichos vehículos circulen por las carreteras. “En nuestra opinión, la Directiva sobre el Seguro de Automóviles también funciona para los vehículos autónomos, en combinación con la Directiva sobre Responsabilidad por Productos Defectuosos. Dado el papel esencial de la Directiva de Autos en la protección de las víctimas de accidentes de tráfico en toda Europa, su preservación es una prioridad”, concluye.