En la carrera de la digitalización, algunas aseguradoras están empezando a enfocar su estrategia hacia las aplicaciones móviles centradas no solo en clientes si no también en empleados. No es un objetivo fácil.

El principal problema es que más de un tercio de las aseguradoras, no tienen esta estrategia, o no tienen presupuesto, o directamente, no creen en ello. El otro 30% de las aseguradoras, a su vez, están preocupadas por el choque entre los canales tradicionales y los canales digitales.

Esto es lo primero que nos llamó la atención en Comarch al hablar de móviles a más de 50 aseguradoras europeas líderes en sus mercados. Nuestro objetivo era investigar sobre el estado actual y el futuro de las tecnologías móviles en el ámbito asegurador. Así es como se desarrolló nuestro estudio. Y para llevarlo a cabo nos unimos a Efma.

De vuelta a las estrategias, presupuestos o creencias, ¿a qué se debe esta falta de entusiasmo? Nuestras primeras hallazgos fueron: en primer lugar, que el seguro es un producto que les parece demasiado complejo a los clientes, y es por ello que necesitan ayuda profesional de agentes o mediadores para su compra. En segundo lugar, un punto débil del sector seguros es la falta de interacción con el cliente, por lo que es difícil construir un compromiso y una fidelidad. Y por último, podríamos hablar de que ser cauteloso es parte del ADN de las aseguradoras.

El hecho de que existan tantas nuevas aplicaciones disponibles cada día, no hace las cosas más fáciles. Es muy difícil atraer la atención de los usuarios para que instalen una determinada aplicación y la ejecuten más de una vez. Y mucho más si se trata de una aplicación de seguros.

Entre las razones para el enfoque “no apps” de algunas empresas, encontramos también las preocupaciones por la seguridad o las limitaciones de los sistemas principales con los que todavía trabajan.

Queríamos llegar al fondo de la cuestión, así que seguimos cavando. Y a pesar de una cierta desilusión con el móvil, que parece mantenerse firme entre aseguradores en estos días, hemos encontrado muchos casos de negocios efectivos de los servicios de seguros prestados a través de pantallas pequeñas.

Por tanto, no todo es tan malo. Hoy en día podemos ver, gracias al móvil y la tecnología, la aparición de un nuevo tipo de productos: protección a corto plazo, pólizas a la carta o seguros basados en el uso, todos ellos ganando popularidad rápidamente. Estos productos se basan en los hábitos y el comportamiento de los clientes, no en el reglamento de suscripción tradicional.

Esto es importante porque durante estos últimos años hemos visto que los seguros tradicionales, a menudo, son complicados de implementar en los canales digitales. La clave de este nuevo éxito radica en elegir los productos que funcionarán cuando se “movilicen” – nos dijeron el 98% de los participantes de nuestra encuesta-.

Por un lado, las aplicaciones móviles actuales, relacionadas con el sector, incluyen información básica de los diferentes seguros, y operativa básica, como por ejemplo, presupuestos, pólizas y reclamaciones o siniestros. También hay formas de analizar los riesgos con el móvil en forma de juego. El objetivo principal de estas aplicaciones es ayudar a los asegurados.

Por otro lado, tenemos las aplicaciones para los tramitadores de siniestros o peritos, más enfocadas en recibir información de los clientes y las pólizas, así como en la gestión de reclamaciones/siniestros y de los documentos de los mismos, y las aplicaciones para los agentes, con información de productos y detalles de los clientes, que pueden ser muy útiles antes y durante las reuniones de ventas.

Todo esto demuestra que las aseguradoras han empezado a pensar también en los nómadas digitales y cómo crear relaciones con ellos a través un ecosistema online-offline, el cual es crucial considerando el modo en que ambos mundos hoy en día están entrelazados.

Construir plataformas multicanal eficaces, actualmente es una necesidad importante para las aseguradoras, dijo el 97% de los entrevistados. Pero el paso de la estrategia centrada en el producto a la estrategia centrada en el cliente, es un paso duro para muchos de los componentes del mercado que aún luchan con viejos modelos de negocio y sistemas obsoletos. Una solución para ellos puede ser buscar socios para entrar en nuevos negocios, también fuera del ecosistema de los seguros.

Otro puede ser el móvil. Pero sólo si se trata de dar un enfoque diferente a las ventas, centrándose en productos flexibles, a corto plazo y bajo demanda.

Al final del día, se trata de ayudar a los intermediarios a realizar su trabajo, brindar a los clientes un servicio más eficaz y, por último, atraer a jóvenes talentos que se unan a sus equipos.

Si colocamos el móvil en el contexto empresarial adecuado, para resolver los problemas de las personas reales, las cosas solo pueden mejorar.

Para conocer más datos a este respecto, acompáñanos en el roadshow del próximo 26 de septiembre en Madrid donde presentaremos el  informe “Los seguros en la época móvil”, un estudio llevado a cabo por Comarch y Efma.