euro_digitalLa Comisión Europea ha presentado el primer marco legal para el euro digital, una versión digital de la moneda que se prevé estará disponible no antes de 2026. La propuesta busca que el euro digital tenga la misma validez que el efectivo y se pueda utilizar en cualquier lugar donde se acepten pagos con tarjeta.

Además, se ha propuesto un marco legal separado para garantizar que el euro en efectivo continúe siendo aceptado y para asegurar la disponibilidad de cajeros automáticos. El Banco Central Europeo también contribuirá con su visión sobre el euro digital en otoño de 2023. Esta iniciativa es considerada de gran importancia y representa un paso significativo hacia la modernización de los sistemas de pago en la Unión Europea.

En esta línea, el Banco Central Europeo (BCE) ha seleccionado, entre otras, a la compañía especializada en servicios de pago, Worldline, para participar en las pruebas del prototipo de front-end digital del euro offline. El prototipo se enfoca en pagos de persona a persona (P2P) totalmente offline, permitiendo a los individuos efectuar transacciones utilizando el euro digital sin acceso a la red.

Mientras tanto, el BCE ha publicado su informe que ofrece una visión consolidada de los 5 prototipos para probar cómo las opciones de diseño para el euro digital podrían aplicarse, desde el punto de vista técnico e integrarse en el ecosistema de pagos europeo existente.

Pagos offline para garantizar la privacidad

Worldline presentó el caso de uso de los pagos de persona a persona (P2P) totalmente offline, que permite a los particulares efectuar pagos utilizando el euro digital, incluso cuando ninguna de las partes implicadas tiene acceso a la red.

El éxito del prototipo confirma la viabilidad tecnológica y el potencial de escalado industrial del escenario offline, contribuyendo a un sistema de pagos más resistente. No obstante, los prototipos se descartarán para las siguientes fases del proyecto a fin de garantizar la igualdad de condiciones para todo el sector.

En concreto, la solución end-to-end propuesta por Worldline garantiza un alto nivel de seguridad en toda la cadena de instituciones y actores mediante el uso de firmas criptográficas y un componente de hardware a prueba de manipulaciones integrado en teléfonos móviles. Además, el prototipo se ha concebido para integrarse sin problemas con soluciones offline basadas en tecnologías diferentes.