startup siluetasEl Consejo de Ministros ha aprobado la remisión a las Cortes del Proyecto de Ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes, más conocida como Ley de Startups. La creación de esta primera Ley de Startups, anunciada hace ahora tres años, no contó hasta el pasado mes de julio con un borrador, un documento muy esperado por el ecosistema emprendedor y que recibió alabanzas por su buena disposición, pero también críticas ante la falta de ambición en algunos aspectos.

Estos meses, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha tratado de dar respuesta a esas lagunas y el pasado viernes, 10 de diciembre, el Gobierno aprobó en Consejo de Ministros la Ley de Startups para dar paso a su tramitación parlamentaria.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, destaca que con esta norma se impulsará el emprendimiento innovador y que España se va a situar entre los países más atractivos para la creación de startups. Ha señalado, además, que la ley era necesaria para dotar de un marco regulatorio específico a este tipo de empresas.

Además, el nuevo texto coloca a ENISA como ‘jueza’ a la hora de determinar si una empresa es startup o no, además de corregir la limitación a los emprendedores veteranos. Asimismo, la versión final de la Ley de Startups permite que un mismo emprendedor pueda beneficiarse de las ventajas de esta norma en hasta tres proyectos distintos, ya sean paralelos o consecutivos.

Consideración de startups

Fuentes del ministerio de las que se han hecho eco El Español reconocen que el sector pidió un «esfuerzo adicional» al Ejecutivo y que este ha tratado de «reforzar y mejorar sustancialmente» la norma. Partiendo de la propia definición de una startup, que en el borrador quedaba circunscrita únicamente a proyectos de emprendedores noveles y dejaba fuera a los llamados ‘emprendedores en serie’, aquellos que ya habían puesto en marcha proyectos similares en el pasado.

El proyecto establece que se considerarán startups aquellas empresas que sean innovadoras, de nueva creación o con una antigüedad de hasta 5 años en general, o de 7 años en el caso de empresas de biotecnología, energía e industriales; que tengan su sede social, establecimiento permanente y la mayoría del empleo en España; que no hayan distribuido dividendos y no sean cotizadas, y que tengan ingresos de hasta 5 millones de euros.

Otras medidas

En cuanto a beneficios fiscales, se mantiene la rebaja del Impuesto de Sociedades del 25% al 15% en las startups durante sus primeros años de vida. Además, los emprendedores que compaginen su startup con un trabajo por cuenta ajena estarán exentos de cotizar como autónomos durante tres años y, en cuanto a otra de las medidas «estrella», relativa a las ‘stock options’, se eleva a 50.000 euros la exención en las ‘stock options’ y al 50% las inversiones realizadas en empresas de nueva creación, hasta un máximo de 100.000 euros.

Respecto a la burocracia a la que se enfrentan los emprendedores, se elimina la obligación de los pagos fraccionados en los impuestos de Sociedades y No Residentes y, además, se impulsarán más entornos de prueba -los conocidos como ‘sandbox regulatorios’– para permitir la incorporación de nuevos modelos de negocio que no encajen perfectamente en la actual legislación. Asimismo, se eliminarán los aranceles notariales necesarios para la constitución de una nueva empresa.

Dos nuevos entes

Bajo el paraguas de la Ley de Startups también se crearán dos nuevos entes públicos: una ventanilla única para el emprendedor -materializada en la próxima Oficina Nacional del Emprendemiento- que «será la puerta de entrada para acceder a ayudas e información» y un Foro Nacional de Empresas Emergentes, para fomentar un «diálogo constante con el sector».

¡Atención, emprendedores! Primeros pasos de la Ley de Startups

 

La ‘Ley de Startups’ reconocerá una naturaleza jurídica específica para estas empresas