Internet of thingsLa aparición del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) puede incrementar la complejidad y amplificar el riesgo, pero también podría potenciar la innovación a lo largo de toda la cadena de valor del seguro, incluido el modo de gestionar los siniestros en el futuro.

Esta es una de las conclusiones del estudio ‘Un mundo interconectado: riesgos y oportunidades del internet de las cosas’, publicado por LLOYD’S en colaboración con el University College of London (UCL) y el PETRAS Internet of Things Research Hub, que concluye que el uso de dispositivos capaces de conectarse a internet liderará la captación y gestión de datos a una escala sin precedentes.

Destaca el informe que esto podría significar una mejor valoración del riesgo, así como productos más flexibles, hechos a medida y en tiempo real. No obstante, también puede aumentar la preocupación de los asegurados sobre el uso y veracidad de sus datos.

La interconectividad creará nuevos modelos de negocio en los que se dispondrá de más información sobre los asegurados y se generarán pólizas a medida y en tiempo real. Además, se detectarán los siniestros fraudulentos rápidamente y la habilidad de crear pólizas personalizadas permitirá a los aseguradores predecir con mayor precisión los riesgos y mitigarlos.

Nuevas amenazas, nuevos seguros

Por otro lado, el informe señala los nuevos tipos de amenazas que surgirán y que incrementarán la necesidad de que las compañías de seguros ofrezcan nuevos productos y servicios. La escala y variabilidad del tipo de disrupción que podría ocurrir afectará a múltiples sectores y líneas de negocio.

Asimismo, la variedad y calidad de los estándares de seguridad que actualmente existen para el IoT hará más complicada la tarea de los aseguradores a la hora de valorar los riesgos. Los autores del informe también ponen el acento sobre los vacíos legales que aún existen en la regulación y legislación sobre los dispositivos y sus impactos, incluyendo las incertidumbres sobre la imputación y responsabilidad si algo va mal.

Las compañías de seguros deberían participar en el diseño del entorno del IoT y, por ello, LLOYD’S propone varias opciones, que van desde liderar la estandarización de datos a colaborar con los gobiernos y las compañías tecnológicas. Los aseguradores deberían hablar con sus clientes de manera proactiva, revisando y valorando todos los riesgos asociados al IoT, para asesorarles en materia de buenas prácticas y soluciones de riesgo adecuadas, impulsando así el desarrollo del ecosistema del IoT en el que operan”, señala Trevor Maynard, responsable de Innovación del mercado de Londres.

Realidad virtual: riesgos y oportunidades

realidad virtualLLOYD’S también ha publicado recientemente el informe ‘Nuevas realidades: los riesgos en el mundo virtual’ referido a la realidad aumentada, la realidad virtual y realidad mixta. En él se destaca que la industria crece rápidamente y todo apunta a que seguirá haciéndolo. Se estima que en 2019 al menos el 20% de las grandes empresas habrá adoptado soluciones basadas en estas nuevas tecnologías. No obstante, su uso podría generar nuevos riesgos, capaces de costar a las empresas unos 22.600 millones euros al año, debido a lesiones de los clientes o vulneraciones de la intimidad.

En cuanto a las oportunidades que ofrece a entidades aseguradoras y empresas, están la mejora de procesos y métodos de comunicación, así como perfeccionar las herramientas de análisis y gestión de riesgos. “Por ejemplo, los aseguradores podrían adoptar la tecnología de realidad virtual para desarrollar nuevos productos y procesos relacionados con la gestión de siniestros, la contratación de nuevo talento o la suscripción”, se indica.