inversor financial,technology,concept.,fintech.,online,banking.,foreign,exchange.

El tamaño del mercado mundial de la IA en el sector seguros que estaba valorado en 2.740 millones de dólares en 2021, según Allied Market Research, se prevé que alcance los 45.740 millones de dólares en 2031.

El aumento de la colaboración entre las compañías de seguros y las soluciones de IA y aprendizaje automático repercute directamente a nivel operacional, tecnológico, legal, de marketing y ventas, entre otros ámbitos. Este panorama abre para las aseguradoras la posibilidad de desarrollar, por ejemplo, asistentes virtuales que guíen a los clientes en el proceso de compra de un seguro, respondan a sus dudas y les sugieran pólizas que se ajusten a sus necesidades, ofreciendo a sus clientes experiencias de compra personalizadas.

“Al aumentar la eficiencia operativa, la introducción de la IA en el sector asegurador permite al personal centrarse en las tareas más generadoras de ingresos, como la captación de clientes. Para atender esta necesidad creciente de interactuar con unos usuarios cada vez más digitalizados y exigentes, pero con cierto rechazo al trato industrial, la IA generativa nos abre un sinfín de posibilidades para dotar de inteligencia, personalidad y funcionalidad a la tecnología de atención al cliente”, comenta María Pardo de Santayana, directora comercial de marketing y comunicación de Wehumans.

Las claves del asesor virtual

Con el objetivo de permitir a los aseguradores centrarse en su función principal, surgen los humanos digitales integrados con los principales motores de inteligencia artificial de la industria y entrenados gracias al procesamiento de lenguaje natural. Estos asistentes virtuales facilitan el proceso de reclamaciones, proporcionan asistencia durante accidentes o lesiones y garantizan que los usuarios reciban información precisa y oportuna respondiendo a las preguntas más frecuentes.

«El asesor virtual de seguros, un humano digital basado en IA y en motores cognitivos generativos, surge como una alternativa a disposición de las compañías aseguradoras para automatizar diferentes procesos de negocio relacionados con la atención al cliente a partir de una gran cantidad de datos proporcionados por la empresa aseguradora y que constituye la base de conocimientos de su humano digital», explica Pardo de Santayana.