Alejandro PerezLas aseguradoras están inmersas en un proceso de transformación digital en el que se enfrentan a una serie de desafíos (regulatorios y de nuevas maneras de relacionarse con sus clientes y colaboradores y una creciente importancia de los canales digitales). En todos estos desafíos, el Dato (con mayúsculas) juega un papel relevante.

Por ello, en el Instituto de Empresa decidimos llevar a cabo un estudio que analizara en detalle el nivel de madurez del uso de la Analítica Avanzada en el sector asegurador.

El resultado del estudio confirma, en primer lugar, el gran interés del Seguro en impulsar en sus compañías experiencias de uso de Modelos de Analítica Avanzada, ya que el 96% declara haber tenido una experiencia en este ámbito, pero, por otra parte, también se ha constatado que el número de entidades que han tenido una experiencia real y lo que podemos identificar como un Nivel de Madurez medio-alto es más reducido (solo el 25%).

El 60% de las entidades analizadas se puede considerar que se mantiene en una fase de Prueba de Concepto o Proyecto Piloto al no tener en producción un número mínimo de Casos de Uso. Con estos resultados es posible afirmar que, a la hora de integrar la analítica avanzada en su operativa, el sector se encuentra en un nivel de madurez intermedio.

En este proceso de transformación las entidades se están teniendo que enfrentar a un problema común: la escasez de perfiles con este tipo de capacidades. Esta necesidad se está resolviendo con la puesta en marcha de planes de formación, divulgación e incorporación de profesionales del campo de la Analítica Avanzada.

Análisis de DatosLa realidad es clara, y así lo han manifestado una gran mayoría de las compañías participantes: los datos y la explotación avanzada de los mismos van a cambiar drásticamente la competitividad en el sector.

En este contexto, 2019 se identifica como un año clave para llevar a cabo un impulso más decidido en la mayoría de las entidades analizadas en este estudio, ya que se han identificado un gran número de iniciativas para el desarrollo, y sobre todo la implantación de un mayor número de Casos de Uso en un entorno real productivo, así como la definición y puesta en marcha de estructuras organizativas que aporten el soporte necesario a un Gobierno del Dato reforzado.