unión manos ayuda colaboraciónLo admito: disfruto echando la vista atrás y observando la notable evolución de la civilización humana en muchas dimensiones diferentes. Como explica el ensayista Steven Pinker en su obra En defensa de la Ilustración, la inmensa mayoría de los baremos a través de los cuales medimos el bienestar humano individual y colectivo muestran una mejora espectacular a lo largo de las décadas y de los siglos. Por supuesto, queda mucho camino por recorrer. Nada es perfecto. Pero el desarrollo es innegable. Y no ocurre fruto de la arbitrariedad. El mundo no avanza solo. Son las personas e instituciones las que lo impulsan. Es la fuerza del compromiso hacia los demás la que mueve este planeta globalizado. Es la acción consciente.

Cada pequeño gesto puede entrañar tras de sí un cambio transformador en potencia y, la suma de varios de ellos, una corriente imparable. Por eso queremos reconocer la labor de instituciones y personas que dedican sus esfuerzos al bien común; la de organizaciones que logran poner en marcha proyectos, productos y servicios que hacen de este mundo un espacio más agradable, inclusivo y prometedor; la de quienes han hecho de la solidaridad su motor y brújula. Estos agentes de cambio son determinantes en la construcción de un futuro más humano. Y el hecho de que los Premios Sociales de Fundación Mapfre reconozcan su esfuerzo es una excelente noticia, pero también una exigencia para quienes formamos parte del jurado y debemos decidir los que merecen el galardón. No es tarea sencilla. En los próximos meses afrontaremos un arduo trabajo para conocer a fondo el bagaje de cada candidatura. Pese a lo complicado de la tarea que tenemos por delante, es al mismo tiempo una satisfacción ver tanta ilusión detrás de cada historia.

Unos ganarán. Otros no. Pero conviene recordar que los premiados, incluso en su asombrosa aportación, son tan solo la punta del iceberg. Afortunadamente, hay otras muchas personas implicadas que dignifican su vida y su profesión dándolo todo. Elegiremos. Y nadie podrá dudar de que los elegidos serán merecedores del reconocimiento, de principio a fin. Pero estas líneas pretenden poner el foco en el conjunto. En ti. En mí. En ellos. En ellas. En ese nosotros que nos une. Estos premios son de todos aquellos inconformistas que sueñan con una humanidad todavía mejor. El mundo los necesita y siempre los necesitará.


fund mapfre danielrestrepoSobre el autor del contenido

Daniel Restrepo es director de Acción Social y jurado de los Premios Sociales de Fundación Mapfre.