ciberseguridad

El perjuicio financiero que puede provocar una brecha de seguridad es una de las principales motivaciones que llevan a las empresas a contratar un ciberseguro, especialmente tras los cambios normativos en materia de protección de datos, según sostiene Carlos Rodríguez, responsable del producto de CyberEdge de AIG ESPAÑA. El directivo ha participado hace unos días en un foro de ciberseguridad organizado por Minsait by Indra.

Sobre el perjuicio financiero que puede tener para una compañía una brecha de seguridad, Rodríguez hizo hincapié en que “los costes de notificación pueden ser elevadísimos y, con la nueva normativa, daños propios, así como a terceros”

En la jornada también participaron Jorge Vidal Sanz, director del Departamento de Seguridad y Sistemas de Información de Fraternidad-Muprespa; Andrés Peral, director de Seguridad en Sistemas de Información de MAPFRE; y Alan Abreu González, Suscriptor Líder Cyber de HISCOX.

Peral valoró que “es necesario entender los flujos de información para protegerla. En Europa las expectativas de privacidad de los ciudadanos son mucho más altas que en otras partes del mundo, por ejemplo”. A lo que Vidal añadió la importancia de los proveedores y el análisis de riesgos. Abreu agregó que “tenemos que poner los estándares de seguridad suficientemente altos”.