blockchain

¿Por qué el consorcio mundial de seguros de Blockchain, B3i, está teniendo tanto éxito, incluso hace ya pruebas reales con contratos de riesgos catastróficos? La respuesta parece sencilla: “En reaseguro los contratos encajan en la definición perfecta de lo que es un Smart Contract”, afirmó ayer Maite González Vargas, Chief Innovation Oficer de MAPFRE RE. Son acuerdos que se renuevan cada año, muy globales y estables y ya está prefijado, detalló. “Lo que estamos haciendo en las pruebas del B3I es un repositorio común donde la transacción se hace de manera automática y más rápida. Es una industria muy estandarizada donde ya trabajábamos con todo esto en papel. Con Blockchain lo que hacemos es que cogemos la parte que nos interesa de la cadena, respetando la privacidad. Por eso, en reaseguro esta tecnología está yendo tan rápido. E acuerdo marco estaba prefijado y ahora se está aplicando la tecnología”.

González Vargas participó en una jornada organizada por el Center for Insurance Research del IE. Junto a ella, en una mesa redonda sobre Blockchain, también estuvieron Carlos Kuchkovsky, CTO New Digital Business de BBVA; María Parga, vicepresidenta de Alastria; Montse Guardia Guell, director de Digital Services Delivery; Digital Transformation & Innovation de Banco Sabadell; y Roberto García Mora, responsable de Blockchain y otras Tecnologías Emergentes Isban-Grupo Santander; moderados por Gonzalo Gómez Lardies, Head of Digital Business Strategy – Financial Services de Informática El Corte Inglés.

Sobre el B3i, afirmó que “que ahora son 38 y hay cola para poder entrar”; es un consorcio que se quiere universalizar. “En reaseguro está representado el 70% de la capacidad mundial y es sobre todo un concepto europeo y americano”. También reveló algunas características que facilitan el trabajo: “La actividad reaseguradora es mundial, eso hace que extrapolar o crear un concepto así sea muy rápido, escalas y la dimensión en muy poco tiempo es muy amplia; además somo una industria muy transaccionada, con poco playes, con estándares homogéneos en todas partes del mundo, aunque con sus regulaciones en cada territorio. Estamos hablando de ahorros de entre 12 y 14 puntos”.

Colaborar para coopetir

El resto de panelistas desgranaron algunas de las virtudes de Alastria y de las innumerables aplicaciones del Blockchain. Sobre Alastria, se destacó que «es una asociación pionera, que integra varias empresas y estamos abiertos a todos los que se quieran unir, de todos los tamaños. La mayoría de los que estamos trabajando pertenecemos al área de la innovación».

Todos coincidieron en que la tecnología Blockchain ha venido para quedarse y revolucionar el mercado: «El objetivo es crear una economía descentralizada. Lo que me vale ahora es si esto me genera valor». Además, es un bufete libre, «sin permiso, cualquier puede participar».

Pero a pesar de los obstáculos, desde Alastria se busca permitir “trabajar de manera que el mundo operacional pueda seguir avanzando. La universidad, la administración pública y la empresa, todos juntos: la capacidad de innovar es enorme. Y junto a esto, está la comunidad”. Eso sí, se recordó, “no olvidamos que estamos coopitiendo. Colaboramos para crear la red, es abierta y crear la identidad de forma colaborativa. Una vez que tengamos la identidad de la red empezaremos a competir”.

Ni contratos, ni inteligentes

En cuanto a los Smart Contract, se afirmó que no son contratos, ni son inteligentes; “desarrollar las aplicaciones que están generando un salto tecnológico nuevo, ahora a través de un agente programado que se puede comunicar de manera dinámica”.  “Son acuerdos por condiciones, puente entre los equipos jurídicos y los tecnológicos. Vamos a pilotar a una velocidad alta, cuando pongas una cláusula en el Blockchain será inmutable, por lo que tendrán que ser algo muy razonado, qué condiciones vamos a poner para poder ejecutar ese Smart Contract, si lo razonamos es potentísimo, super rápido, las transacciones que se ejecutarán en el momento”. Esto tiene un potencial increíble”, afirmaron los participantes.