cyber_resilience ciber resiliencia negocio tecnologíaAunque la amenaza percibida del riesgo cibernético ha disminuido en los últimos dos años, la resiliencia frente a estos riesgos también ha disminuido. Se espera que los riesgos asociados con nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial (IA), sean una preocupación creciente en los próximos 12 meses.

Son datos de Beazley, que ha publicado su informe Risk & Resilience, titulado ‘Spotlight on: Cyber & Technology Risks 2023’, el cual destaca la evolución del panorama mundial de los riesgos empresariales en relación con los riesgos cibernéticos y tecnológicos, incluidos los ataques de ransomware y las amenazas que plantea la inteligencia artificial (IA).

Basándose en una encuesta realizada a más de 2.000 líderes empresariales y compradores de seguros de Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Singapur, los datos de Beazley revelan un cambio en las percepciones en torno a los riesgos cibernéticos y tecnológicos. La amenaza percibida del riesgo cibernético para los líderes empresariales globales alcanzó su punto máximo en 2021 con un 34%, pero ha disminuido al 27% en los últimos dos años.

A pesar de la disminución del riesgo cibernético percibido, el informe indica que la resiliencia a tales riesgos no se ha fortalecido, sino que ha caído del 80% al 74% en comparación con el año anterior. Además, se prevé que la amenaza planteada por las nuevas tecnologías, como la IA, que había disminuido constantemente desde 2021, sea ahora una preocupación creciente en los próximos 12 meses.

Crece la atención a los riesgos asociados con las nuevas tecnologías

El informe revela que el impacto económico de la ciberdelincuencia sigue en aumento, y se proyecta que los costes alcancen los 10,5 billones de dólares en 2025. Sin embargo, la atención de los consejos de administración hacia el riesgo cibernético parece estar disminuyendo, lo que plantea preocupaciones sobre la preparación para enfrentar posibles amenazas cibernéticas.

Mientras que la percepción del riesgo cibernético ha disminuido, la atención se ha desplazado a los riesgos asociados con las nuevas tecnologías. Los ejecutivos están cada vez más preocupados por las tecnologías disruptivas, como la IA, y el 26% de los líderes empresariales mundiales identifican la incapacidad de seguir el ritmo de la tecnología como una preocupación clave. Sin embargo, la resistencia a los riesgos tecnológicos ha disminuido, y más de una quinta parte de las empresas (21%) se sienten mal equipadas para gestionar el ritmo del cambio.

Además, el informe resalta la creciente preocupación por el robo de propiedad intelectual (PI), con un aumento significativo en la consideración de este riesgo como el principal por parte de los líderes empresariales (en 2023, el 24% de los directivos de empresas consideraron el robo de PI como su principal riesgo, duplicando el 11% de 2021).  Resulta alarmante que más de una cuarta parte de las empresas (26%) no se sientan preparadas para mitigar este riesgo de forma eficaz.

También se observa que las pequeñas y medianas empresas se sienten más expuestas y han disminuido su preparación para los riesgos cibernéticos en comparación con el año anterior.

Paul Bantick, Jefe de Grupo de Riesgos Cibernéticos de Beazley, expresó su preocupación por la disminución de la atención hacia el riesgo cibernético. Hizo hincapié en la importancia de que las empresas se mantengan alerta y adopten estrategias sólidas de mitigación de riesgos, y llamó a la colaboración estrecha entre el sector asegurador y los clientes para abordar los nuevos riesgos cibernéticos y tecnológicos y mejorar la resiliencia.