identidadLas identidades digitales son un componente esencial del mercado único digital y de las economías nacionales y europeas. Por ello, el sector asegurador acoge con satisfacción la iniciativa de la CE en este ámbito y prevé un gran potencial en el contexto de los seguros. En su respuesta a una consulta de la CE sobre su propuesta de identidad digital europea, Insurance Europe realiza ciertas matizaciones relativas a los ámbitos de la distribución y otras consideraciones técnicas.

Distribución

En el ámbito de la distribución, las aseguradoras podrían imaginar los siguientes casos de uso:

  • La identificación clara y fácil de clientes potenciales, en particular en el cumplimiento de las obligaciones de «Conozca a su cliente» para los canales de distribución online o el cumplimiento de los requisitos contra el blanqueo de dinero.
  • Al facilitar la posibilidad de registrarse y acceder a los servicios online de las aseguradoras y permitir una fácil identificación para el inicio de sesión único.
  • Al garantizar que los posibles clientes son mayores de edad y, por tanto, tienen plena capacidad legal para celebrar un contrato.
  • En el contexto de los requisitos de formación y cualificación profesional de los empleados, para demostrar que se han cumplido las obligaciones legales pertinentes. La Cartera de Identidad Digital podría proporcionar un medio para demostrar a las autoridades supervisoras pertinentes que el empleado ha cumplido los requisitos de desarrollo profesional continuo.

Implementación técnica

En lo que respecta a la implementación técnica de una identidad digital europea, deben tenerse en cuenta los siguientes aspectos:

  • En la actualidad, no existe una arquitectura informática uniforme, ni un catálogo de pruebas para la arquitectura SSI. Sin embargo, debería garantizarse la interoperabilidad de los Billetes de Identidad Digital, especialmente en lo que respecta a su nivel de garantía.
  • Las soluciones de Cartera de Identidad Digital también deben ser fáciles de usar, manteniendo al mismo tiempo un alto nivel de seguridad y confianza para mejorar la aceptación de los usuarios.
  • En cuanto a la interoperabilidad, la facilidad de uso y la aceptación de los usuarios, estos no deben verse obligados a utilizar diferentes monederos en función de su ámbito de aplicación.
  • No debería haber restricciones técnicas al uso de monederos en los dispositivos móviles: las soluciones de monederos deberían funcionar sin problemas en todos los dispositivos móviles, independientemente de su sistema operativo o de su antigüedad.

Además, las identidades digitales también podrían ayudar a simplificar el cumplimiento de los derechos de protección de datos y hacerlos más seguros. Sin embargo, a la hora de decidirse por una tecnología específica para la implantación de los monederos de identidad digital, también hay que tener cuidado para garantizar la conformidad con la legislación sobre protección de datos (por ejemplo, la protección de datos por diseño) y elegir soluciones preparadas para el futuro.