estudios datosEl tratamiento de datos ha estado históricamente en el centro de la actividad aseguradora, ya que está arraigado en el análisis estadístico basado en datos. Siempre se han recopilado y procesado datos para informar sobre las decisiones de suscripción, las políticas de precios, la resolución de reclamaciones y la prevención del fraude.

Ahora se suman nuevas funciones a la búsqueda de datos y modelos predictivos más granulares. En vista de ello, y como seguimiento del informe intersectorial del Comité Mixto de las Autoridades Europeas de Supervisión, EIOPA analiza los beneficios y riesgos asociados a Big Data Analytics (BDA), mirando de manera más específica su efecto en los seguros de Autos y Salud.  Lo hace en su informe ‘Big Data Analytics in motor and health insurance’. 

«Las fuentes de datos tradicionales, como los datos demográficos o los de exposición, se combinan cada vez más con nuevas fuentes, como los datos telemáticos o en línea, lo que proporciona una mayor granularidad y frecuencia de información sobre las características, el comportamiento y los estilos de vida de los consumidores, junto a esto se incluye el uso más amplio de los datos procedentes de otros proveedores de datos», detalla el informe.

Estas herramientas permiten el desarrollo de evaluaciones más precisas, con una intervención humana limitada y que ayuda a aumentar la eficiencia y la rapidez de la toma de decisiones y, por lo tanto, reduciendo los costes operativos. Sin embargo, advierte EIOPA, los sesgos inherentes a los datos que se utilizan pueden reforzarse mediante algoritmos de aprendizaje automático si las empresas no disponen de mecanismos de gobernanza adecuados. Este problema se hace más significativo cuando ciertos resultados alcanzados por los algoritmos de la ‘caja negra’ no pueden explicarse de forma específica y adecuada.

Un tercio de las aseguradoras utiliza computación en la nube

Los servicios de computación en nube, que según se informa representan un elemento clave para la agilidad y el análisis de datos, ya son utilizados por el 33% de las compañías de seguros; a estos se suma que un 32% afirma que se trasladará a la nube en los próximos tres años. La seguridad de los datos y la protección de los consumidores son las principales preocupaciones de esta actividad de externalización.

Más detalles sobre las conclusiones del informe de EIOPA, en este vínculo.