ciberataque - ransomwareDesde la invasión de Ucrania por parte de Rusia han aumentado los ciberataques a empresas y organismos públicos. Esto, según Fitch, podría llevar a un aumento de las reclamaciones de seguros cibernéticos debido a la interrupción de la actividad y a la filtración de datos. Sin embargo, “creemos que es poco probable que se produzcan acciones de calificación negativas vinculadas a las pérdidas por ciberseguro”, afirma en un informe sobre las consecuencias del conflicto sobre el mercado asegurador europeo.

Recuerda la firma que el ciberseguro representa menos del 5% de las primas totales de la mayoría de las aseguradoras. Y el mercado está sesgado hacia aseguradoras más grandes y bien capitalizadas que ceden gran parte del riesgo a reaseguradoras. Estas tienen capacidad para soportar grandes pérdidas por catástrofes.

El lenguaje de los contratos, a examen

Eso sí, las ciberataques relacionados con el conflicto pueden poner a prueba la eficacia del lenguaje de exclusión de guerra y de actos hostiles que contienen muchos contratos de ciberseguro.

Las aseguradoras más grandes han tomado importantes medidas de fijación de precios y de suscripción en respuesta al aumento de las reclamaciones cibernéticas en los últimos años. Se incluye un lenguaje contractual más estricto, que debería ayudar a mitigar las pérdidas de suscripción en el actual entorno incierto”, indica Fitch en otro informe sectorial.

El interés de asegurados y aseguradoras por reducir la ambigüedad de la cobertura impulsará los seguros específicos

En este trabajo, la agencia indica que las firmas han abordado la problemática de la ‘silent cyber’ mediante la adopción de un lenguaje que excluye o afirma específicamente la cobertura, o mediante la adopción de sublímites de cobertura, lo que reduce los beneficios de las pólizas. “El interés de los asegurados y de las aseguradoras por reducir la ambigüedad de la cobertura seguirá impulsando el crecimiento de la seguros independientes específicos”, apunta los expertos de la agencia.

“El aumento de los casos de ransomware ha provocado elevadas pérdidas; las compañías de ciberseguros han respondido aumentando las primas y han exigido mejores requisitos de ‘ciberhigiene’ a los asegurados. Esto debería ayudar a mitigar las pérdidas potenciales del conflicto actual, pero el ciberseguro tendrá que evolucionar en la misma medida para seguir el ritmo de las pérdidas”, se destaca.