cambio climático digital

Tras un año de catástrofes naturales sin precedentes, las aseguradoras están cada vez más preocupadas por las implicaciones del riesgo climático, ya que el 95% de los ejecutivos confirma que tendrá un impacto significativo en la construcción de carteras en los próximos dos años. Por ello, buscan tecnologías que les ayuden a integrar el riesgo climático y sus métricas.

Según las conclusiones del décimo Informe Global de Seguros de BlackRock, el impulso de la digitalización de los negocios es uno de los temas dominantes en las aseguradoras este año, junto con el impacto creciente de la sostenibilidad y la necesidad de diversificar las carteras en clases de activos de mayor rendimiento.

El estudio señala, en particular, que el sector está avanzando hacia capacidades integradas de gestión de activos y pasivos debido al panorama competitivo, la complejidad normativa y el entorno económico.

En los próximos dos años, el 56% de los encuestados tiene previsto centrarse en la integración de la gestión de activos y pasivos, y el 45% da prioridad a la gestión del riesgo multiactivo. “Esto se debe al impulso de la diversificación de las inversiones, especialmente en los mercados privados, lo que ha puesto de manifiesto la necesidad de una solución tecnológica única con una visión global de la cartera en todo el espectro de clases de activos”, apunta el informe.

Digitalización y sostenibilidad, juntas de la mano

La digitalización también está desempeñando un papel importante en la consecución de las ambiciones de cero emisiones: el 41% de los encuestados confirma que está buscando aumentar la inversión en tecnología que integre el riesgo climático y las métricas, una clara señal de que la analítica para las inversiones “listas para la transición” es una prioridad para las aseguradoras en los próximos años.

Asimismo, el informe sostiene que la inversión sostenible ha seguido aumentando su importancia entre las aseguradoras mundiales, lo que refleja el cambio tectónico hacia la inversión sostenible. La mitad de los encuestados en el estudio indicó que el motivo para reasignar los activos existentes a inversiones sostenibles es la capacidad de estas inversiones para generar un mejor rendimiento ajustado al riesgo.

El informe encuestó a 362 ejecutivos de compañías de seguros de 26 mercados sobre sus intenciones de inversión y profesionales del negocio para el próximo año. En total, las empresas participantes representan 27 billones de dólares en activos invertibles.