SupTech supervision tecnologicaCon la aprobación en el Parlamento Europeo del Reglamento de Inteligencia Artificial es ya inminente el inicio del plazo de dos años para su cumplimiento -con algunas salvedades-, motivo por el cual Belén Pose, directora de la Asesoría Jurídica Corporativa de Arag, responde algunas cuestiones sobre la cuenta atrás para que las empresas se adapten a la normativa y los nuevos retos y riesgos que plantea en empresas y particulares el uso de esta tecnología.

En lo que a la industria del seguro se refiere y cómo la regulación sobre IA le afectará, Pose recuerda el “estricto entorno normativo y la vigilancia permanente del supervisor” al que está sometido el sector asegurador y, en este sentido, la aplicación a partir de enero de 2025 del Reglamento DORA sobre resiliencia operativa digital, “hace presumir que las entidades aseguradoras se encontrarán en una situación aventajada para utilizar diferentes soluciones de IA con las debidas garantías y de manera responsable”.

En cuanto a cómo beneficia la IA al cliente de seguros, señala que, sin duda, “otorga un mayor protagonismo al consumidor y permite adaptar la oferta hacia productos más atractivos donde las preferencias y necesidades particulares de los clientes ahora ocupan el centro del modelo de negocio”, como consta en el Informe sobre la Digitalización de la Industria Aseguradora, elaborado por Unespa y la AEFI.

Además, Pose también ha contestado otras cuestiones como que en España, aunque no existe una ley específica, se han implementado medidas como la creación de la Agencia de Supervisión de la IA (AESIA) y hay algunas normas que regulan directa o indirectamente aspectos de la IA, como ‘ley rider’ y recuerda que la nueva regulación aborda temas como el reconocimiento facial en espacios públicos, el control biométrico en el trabajo y el acceso a los datos recopilados por empresas y administraciones públicas.